Etiquetado: Investidura

Por qué el PP no debe abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez

Muchos electores creen/creemos que Rajoy es una rémora para el PP así como el PP lo es para la existencia de una derecha liberal, civilizada y que presente una batalla ideológica de la que ha desaparecido por completo.

Sin embargo, a veces incluso Rajoy puede tener razón y la tiene cuando da este argumento, tomado de la carta de respuesta a Albert Rivera, para no abstenerse en la investidura de Sánchez:

“Espero que lo entiendas”, insta Rajoy, que afirma que le sería muy difícil explicar a sus votantes que diera apoyo desde el partido más votado “a quien no ha ganado, para derogar todo lo que mi Gobierno ha hecho”.

Basta una sencilla revisión del acuerdo PSOE-Ciudadanos, es decir, el acuerdo completo y no los titulares interesados que se han ido publicando, para ver que el acuerdo pretende exactamente eso, dejando fuera la opción de la abstención por parte del PP.

Lo que sorprende en el acuerdo es, sobre todo, la disposición de Ciudadanos para tirar por la borda un capital político acumulado durante años en los que su comportamiento se ha asemejado más a una plataforma ciudadana que a un partido político y somos muchos los que creemos que así debería haber continuado: Exigiendo medidas de regeneración a aquél que tenga opciones de gobernar -sea más o menos de izquierdas o de derechas- y permitirle que gobierne con SU programa, sea éste cual sea, siempre que respete esas medidas de regeneración.

Si Ciudadanos se hubiera mantenido en sus principios fundacionales centrados en la regeneración institucional, el PP tendría difícil mantener una posición negativa, máxime cuando el propio Rajoy renunció por dos veces a la investidura. Sin embargo, Ciudadanos no ha hecho eso; Ciudadanos no ha puesto un conjunto de condiciones de regeneración a un programa elaborado por el PSOE sino que ha puesto su firma a un programa elaborado por el PSOE metiendo la pluma en algún punto de ese programa y, a cambio, renunciando a gran parte de sus principios fundacionales. Ciudadanos no debería tener nada que añadir o quitar a un programa PSOE o PP sino, simplemente, exigir como condición necesaria la toma de medidas de regeneración concretas y con fechas. En caso de incumplimiento, facilitar moción de censura. Es así de sencillo.

El PP podría e incluso debería unirse a un acuerdo centrado en la regeneración y que no hablase de nada más pero no es ése el contenido del acuerdo y, por eso, el PP no puede ni debe abstenerse.

El PP no puede -al igual que el PSOE no podría en idéntica situación- firmar un acuerdo con medidas de gobierno explícitamente opuestas a las suyas y donde se pasa de puntillas sobre temas claves como la independencia del poder judicial, se avala la acción de piquetes violentos mediante la despenalización en lugar de sacar la siempre ausente Ley de Huelga, se deja a las CC.AA. que hagan lo que quieran en lo relativo al idioma vehicular de la enseñanza, hay una tímida mención de cambio de la normativa electoral sin explicar con claridad en qué consiste, se habla de modo explícito de un “modelo federal”…y todo esto lo ha firmado Ciudadanos.

Que la política española parecía un centro de reciclaje porque dividía la basura por tipos sin dejar de ser basura ya lo sabíamos. Con este acuerdo, lo que se nos cae es el mito de un salvador que fuera a traer la regeneración. Se ha revolcado en la basura como todos los demás. Enhorabuena, Albert. Has sido una estrella fugaz; más fugaz que estrella para decir toda la verdad.

Anuncios