Categoría: Behavioral Economics

El efecto Twitter

Mucha gente considera Twitter como un sitio poco serio y, por tanto, decide no tener una cuenta en Twitter. Grave error:

Muchos individuos y publicaciones muy conocidos tienen sus cuentas y publican regularmente contenidos. Es cierto que 140 caracteres no dan para mucho pero la cosa se pone más interesante si se considera que, dentro de esos 140 caracteres, puede haber vínculos a artículos recién publicados por ellos mismos.

Seguir a mucha gente es enloquecedor porque, a menos que se viva con la nariz pegada a la pantalla, se perderá información pero nuevamente hay una solución: Elíjanse los temas más interesantes y prepárense listas especializadas en esos temas. Una revisión diaria o semanal, según el nivel de actividad, será suficiente y, si se escogen los miembros de las listas con cuidado, se puede mantener uno actualizado sobre cualquier tema imaginable. Ni que decir tiene que se pueden añadir o quitar miembros de las listas.

En resumen, hay buenas razones para recomendar a alguien que tenga una cuenta en Twitter: Es un recurso valioso para mantenerse informado casi sobre cualquier tema. Ahora viene la parte más difícil: ¿Cómo debe ser la interacción en Twitter?

Mucha gente simplemente se mantiene en silencio. Siguen las fuentes que consideran interesantes y se acabó. Es una buena opción si no hay intención de compartir contenido propio. Puede encontrarse gente que utiliza sus propios nombres mientras otros prefieren no estar identificados, especialmente si tienen intención de participar activamente en discusiones sobre temas que puedan ser controvertidos y ahí precisamente aparece el lado oscuro de Twitter, un lado oscuro muy difícil de separar de la parte positiva.

Twitter es muy rapido. Por ello, medios tradicionales como la radio o la televisión lo utilizan como forma de mantener el contacto con sus seguidores y es frecuente ver una línea en televisión con un flujo de mensajes en Twitter. Esto les da a los programas sensación de actualidad y, al mismo tiempo, le da relevancia a Twitter, tanto en sus aspectos positivos como en los negativos.

Una vez que Twitter aparece como algo relevante, mucha gente empieza a utilizar la red para sus propios objetivos. Por ejemplo, se utilizan cuentas falsas con bots diseñados para convertir cualquier tema de su elección en trending topic en cuestión de minutos. Cuando se actúa así, por supuesto, la información sobre la relevancia real de un tema está falseada porque hay gente dedicada activamente a esa falsificación y, por añadidura, no se necesita ser un gran experto en redes sociales para ello.

Ésta es una parte negativa pero hay algo aún peor: La interacción entre miembros de Twitter es muy animada. Es fácil identificar grupos -incluso hay aplicaciones que permiten hacerlo automáticamente- y hay una fuerte presión hacia la conformidad dentro de esos grupos. Sus miembros, buscando el aplauso de sus compañeros de grupo, presentan visiones cada vez más extremas sobre cualquier tema controvertido y las discusiones resultantes aparecen en los medios más tradicionales como tendencias confundiendo la caricatura Twitter con la imagen real de una sociedad, imagen que a su vez se ve afectada por la difusión de la caricatura como realidad.

Hay muchos ejemplos actuales pero el caso español y su situación política es paradigmático. Tenemos de todo: Bots convirtiendo cualquier cosa en trending topic y gente que va derivando hacia visiones cada vez más extremas en sus posiciones políticas, especialmente si se trata de cuentas no identificadas o se trata de líderes de opinión que no quieren decepcionar a su auditorio. Por añadidura, esto no es un efecto específicamente español sino que, si se sigue la campaña americana, se encuentran exactamente los mismos fenómenos: La velocidad de la interacción y la brevedad de los mensajes, sin mucho espacio para matices, pueden ser los factores determinantes de ese comportamiento.

En suma, Twitter es una herramienta valiosa para mantenerse actualizados sobre cualquier tema pero, al mismo tiempo, tiene facetas muy negativas cuya influencia trasciende Twitter. Estar dentro es positivo pero mantenerse activo es algo para pensárselo dos veces. Aceptar las tendencias que marca Twitter como reales es algo que debe evitarse y no sólo porque probablemente sean falsas sino porque, dándoles carta de naturaleza, se puede contribuir a que se conviertan en reales aunque originalmente no lo fueran. Quizás todos tenemos una tarea de evitar que eso ocurra porque, debido a la presión hacia la conformidad, suele ocurrir que la posición ganadora se le llevan precisamente las más impresentables tendencias y comentarios…sin distinción de adscripción ideológica o de cualquier otro tipo.

Anuncios

La banda de la porra en Twitter ¿Son sólo bots?

Hace sólo unos días se publicó con pruebas irrefutables como los chicos del nazipopulismo utilizaban bots, es decir, un montón de cuentas falsas de Twitter que transmitían los mismos mensajes al mismo tiempo. Estas cuentas son utilizadas para difundir los hashtags con las consignas del momento y convertirlas en el trending topic de turno.

Esto ya es sabido pero acabo de observar algo extraño y que podría tener el mismo origen, sobre todo teniendo en cuenta que siempre he sido abiertamente crítico con el nazipopulismo:

  1. Hace unos días, una persona empieza a seguir mi cuenta de Twitter. Me sorprende que tiene miles de seguidores y sus mensajes son absolutamente inocuos sin que pueda encontrarse ninguno con la menor relación con la política.
  2. Hoy me encuentro con otra persona que empieza a seguir mi cuenta. El perfil es idéntico; tiene miles de seguidores y los mensajes no sólo son inocuos: SON LOS MISMOS.

Naturalmente, la cosa huele mal y bloqueo a las dos. ¿Alguna idea?¿Son spammers o hay otro objetivo?

Política española: ¿Una salida digna para casi todos?

La hay:

  1. El PSOE puede conseguir gobernar y, además, distanciarse de Podemos y evitar ser fagocitado ya o en unas elecciones que se convoquen porque nadie consiga la investidura.
  2. Ciudadanos, después del patinazo de la campaña, puede aparecer como quien ha logrado el gran acuerdo y, de paso, como los más razonables y los más centrados. Por añadidura, tendrían la función de vigilar al gobierno resultante en el cumplimiento de los compromisos establecidos. En caso de incumplimiento, el PP siempre podría prestar su apoyo a una moción de censura.
  3. El PP…puede hacer una jugada maestra: Abstenerse pero a cambio de algo: Que el PSOE retire inmediatamente su apoyo a los gobiernos municipales y autonómicos que le ha regalado a Podemos. En algunos casos podría significar que algunos de esos gobiernos volverían al PP y, además, el PSOE escenificaría más el distanciamiento reduciendo el riesgo.

¿Quiénes serían los perjudicados? Podemos, que está apostando a unas nuevas elecciones porque las encuestas les auguran subida de escaños y los nacionalistas, que tendrían mucho más difícil el chantaje.

Es así de fácil. Falla sólo una cosa: Rajoy. Como en la película de Amenábar, está muerto pero no lo sabe y, como le ocurrió a Stalin, nadie se atreve a decírselo dentro de su partido.

Big Aviation is still a game of two players

And one of them, Airbus,  is celebrating its birthday.

Years ago, three major players were sharing the market but, once McDonnell Douglas disappeared, big planes were made by one of them. Of course, we should not forget Antonov, whose 225 model is still the biggest plane in the world, some huge Tupolev and Lockheed Tristar but the first ones never went out of their home markets while Lockheed Tristar could be seen as a failed experiment from the manufacturer.

Airbus emphasizes its milestones in the timeline but, behind these, there is a flow marked by efficiency through I.T. use.

Airbus was the first civilian planes manufacturer having a big plane with a cockpit for only two people (A-310) and Airbus was the first civilian plane manufacturer to introduce widely fly-by-wire technology (the only previous exception was the Concorde). Finally, Airbus introduced the commonality concept allowing pilots from a model to switch very fast to a different model keeping the rating for both.

Boeing had a more conservative position: B757 and B767 appeared with only two people in the cockpit after being redesigned to compete with A-310. Despite the higher experience of Boeing in military aviation and, hence, in fly-by-wire technology, Boeing deferred for a long time the decision to include it in civilian planes and, finally, where Boeing lost the efficiency battle was when it appeared with a portfolio whose products were mainly unrelated while Airbus was immerse in its commonality model.

The only point where Boeing arrived before was in the use of twin planes for transoceanic flights through the ETOPS policy. Paradoxically the ones in the worst position were the two American companies that were manufacturing three engine planes, McDonnell Douglas and Lockheed instead of Airbus. That was the exception because, usually, Boeing was behind in the efficiency field.

Probably -and this is my personal bet- they try to build a family starting with B787. This plane should be for Boeing the A320 equivalent, that is, the starter of a new generation sharing many features.

As a proof of that more conservative position, Boeing kept some feedbacks that Airbus simply removed like, for instance, the feeling of the flight controls or the feedback from autopilot to throttle levers. Nobody questionned if this should be made and it was offered as a commercial advantage instead of a safety feature since it was not compulsory…actually, the differences among both manufacturers -accepted by the regulators as features independent of safety-  have been in the root of some events

Little-size Aviation is much more crowded and, right now, we have two new incomers from Russia and China (Sukhoi and Comac) including the possibility of an agreement among them to fight for the big planes market.

Anyway, that is still in the future. Big Aviation is still a game of two contenders and every single step in that game has been driven by efficiency. Some of us would like understability -in normal and abnormal conditions- to be among the priorities in future designs, whatever they come from the present contenders or from any newcomer.

Published in my Linkedin profile

Air Safety and Hacker Frame of Mind

If we ask anyone what a hacker is, we could get answers going from cyberpiracy, cyberdelincuency, cybersecurity…and any other cyberthing. However, it’s much more than that.

Hackers are classified depending of the “color of their hats”. White hat hacker means individual devoted to security, black hat hacker means cybercriminal and grey hat hacker means something in the middle. That can be interesting as a matter of curiosity but…what do they have in common? Furthermore, what do they have in common that can be relevant for Air Safety?

Simonyi, the creator of WYSIWYG, warned long ago about an abstraction scale that was adding more and more steps. Speaking about Information Technology, that means that programmers don’t program a machine. They instruct a program to make a program to be run by a machine. Higher programming levels mean longer distance from the real thing and more steps between the human action and the machine action.

Of course, Simonyi warned of this as a potential problem while he was speaking about Information Technology but…Information Technology is now ubiquitous and this problem can be found anywhere including, of course, Aviation.

We could say that any IT-intensive system has different layers and the number of layers defines how advanced the system is. So far so good, if we assume that there is a perfect correspondance between layers, that is, every layer is a symbolic representation of the former one and that representation should be perfect. That should be all…but it isn’t.

Every information layer that we put over the real thing is not a perfect copy -it should be nonsense- but, instead, it tries to improve something in safety, efficiency or, very often, it claims to be improving both. However, avoiding flaws in that process is something that is almost impossible. That is the point where problems start and when hacker-type knowledge and frame of mind should be highly desirable for a pilot.

The symbolic nature of IT-based systems makes its flaws to be hard to diagnose since their behavior can be very different to mechanic or electric systems. Hackers, good or bad, try to identify these flaws, that is, they are very conscious of this symbolic layer approach instead of assuming an enhanced but perfect representation of the reality below.

What means a hacker frame of mind as a way to improve safety? Let me show two examples:

  • From cinema: The movie “A beautiful mind”, devoted to John Nash and showing his mental health problems shows at a moment how and why he was able to control these problems: He was confusing reality and fiction until a moment where he found something that did not fit. It happened to be a little girl that, after many years, continued being a little girl instead of an adult woman. That gave him the clue to know which part of his life was created by his own brain.
  • From Air Safety: A reflection taken from the book “QF32” by Richard de Crespigny: Engine 4 was mounted to our extreme right. The fuselage separated Engine 4 from Engines 1 and 2. So how could shrapnel pass over or under the fuselage, then travel all that way and damage Engine 4? The answer is clear. It can’t. However, once arrived there, a finding appears crystal-clear: Information coming from the plane is not trustable because in any of the IT-layers the correspondance reality-representation has been lost.

Detecting these problems is not easy. It implies much more than operating knowledge and, at the same time, we know that nobody has full knowledge about the whole system but only partial knowledge. That partial knowledge should be enough to define key indicators -as it happens in the mentioned examples- to know when we work with information that should not be trusted.

The hard part of this: The indicators should not be permanent but adapted to every situation, that is, the pilot should decide about which indicator should be used in situations that are not covered by procedures. That should bring us to other issue: If a hacker frame of mind is positive for Air Safety, how to create, nurture and train it? Let’s use again the process followed by a hacker to become such a hacker:

First, hackers look actively for information. They don’t go to formal courses expecting the information to be given. Instead, they look for resources allowing them to increase their knowledge level. Then, applying this model to Aviation should suppose a wide access to information sources beyond the information provided in formal courses.

Second, hackers training is more similar to military training than academic training, that is, they fight to intrude or to defend a system and they show their skills by opposing an active enemy. To replay a model such as this, simulators should include situations that trainers can imagine. Then, the design should be much more flexible and, instead of simulators behaving as a plane is supposed to do, they should have room to include potential situations coming from information misrepresentation or from situations coming from automatic answers to defective sensors.

Asking for a full knowledge of all the information layers and their potential pitfalls can be utopic since nobody has that kind of knowledge, including designers and engineers. Everybody has a partial knowledge. Then, how can we do our best with this partial knowledge? Looking for a different frame of mind in involved people -mainly pilots- and providing the information and training resources that allow that frame of mind to be created and developed. That could mean a fully new training model.

Published originally in my Linkedin profile

El fiasco de Ciudadanos explicado a Albert Rivera

Parece ser que Albert Rivera ha encargado una auditoría para averiguar por qué sus resultados electorales han estado muy por debajo de lo esperado.

Déjeme ahorrar el gasto de la auditoría explicándoselo de forma muy sencilla. Más aún: Quien se lo dice se encuentra entre los que el día de las elecciones creían que, a pesar de las muchas incertidumbres asociadas a su partido, era la única opción lógica y, a pesar de sus resultados, lo sigo creyendo:

Votar al PP de Rajoy o al PSOE de Sánchez basados en la doctrina del voto útil es demasiado para algunos estómagos delicados y decantarse por partidos de conducta fascistoide, sean de izquierdas o derechas, es todavía peor. ¿Qué pasó entonces y qué consecuencias tendría que sacar?

En primer lugar, Ciudadanos venía en una posición de privilegio. Nadie, salvo UPyD, había estado en un Parlamento del ámbito que fuera negándose a comulgar con las ruedas de molino nazionalistas que los grandes partidos sí habían tragado. Eso les honra pero ahí empieza el problema real:

Cuando alguien se asocia “contra” algo,  y realmente hay muchas cosas en España contra las que asociarse, no es un partido sino que es algo que podría denominarse plataforma ciudadana. Nadie en Cataluña les votó por su programa de gobierno sino por su oposición al nazionalismo pero, cuando se extendieron a toda España, trataron de convertirse en un partido político como opción de gobierno. Grave error.

¿De verdad cree, señor Rivera, que quien le ha votado lo ha hecho por el atractivo de unos cuantos académicos sacados del armario y ventilados para que se les fuera el olor a naftalina y puestos a pergeñar un programa político y económico que no tenía pies ni cabeza?

No lo crea. Quien le ha votado pensaba en el tiempo en que ustedes se comportaban como una plataforma ciudadana e intentaba defender algunos elementos básicos que deberían ser transversales a cualquier partido que se autodenomine democrático. Por ejemplo, cualquier partido democrático debería defender la independencia de la justicia, las listas abiertas, la reforma del sistema electoral o la desaparición de los innumerables aforados existentes en España ¿verdad?

¿Cree que realmente necesitaba presentar un programa de gobierno más allá de esos principios básicos o es que le atacó repentinamente la ambición de convertirse en el inquilino de la Moncloa?

¿Cree que sus ambigüedades y sus apariciones con Pablo Iglesias con la excusa de los “nuevos emergentes” le favorecieron? Pues no lo crea.

Tampoco crea que lo de acochinarse en tablas cuando una de sus candidatas dijo algo absolutamente coherente sobre la infame ley de violencia de género -que consagra la desigualdad en razón de sexo- le favoreció. ¿Por qué no defendió sus planteamientos en lugar de esconderse?

El PP de Rajoy le ha tendido todas las trampas que ha podido porque prefería tener enfrente a un stalinista y presentarlo como el coco en lugar de tenerle a usted. Eso era esperable; lo que no era tan esperable es que usted haya caído en todas ellas. La vanidad le ha podido.

¿Qué ocurrirá ahora? Si no hay nuevas elecciones y ustedes trabajan bien, tienen una oportunidad. Si hay nuevas elecciones, su paso a la nada va a ser mucho más rápido que el de Rosa Díez porque para muchos -entre los que seguiré sin contarme- prevalecerá la doctrina del voto útil.

#20D Incertidumbre sí. Indecisión no

Ciertamente hay motivos para la incertidumbre. No sólo no sabemos qué puede pasar tanto en los resultados como en las posibles alianzas posteriores sino que tampoco tenemos muy claro que van a hacer los que decidamos votar.

Excluyo de cualquier posible indecisión a aquéllos que, financiados y apoyados por las dictaduras más repugnantes del mundo, ahora vienen a dar lecciones. Por mucho que quieran borrar su pasado, al mejor estilo orwelliano, éste sigue estando ahí y es el que dice quiénes son porque todavía no se estaban intentando maquillar.

¿Qué ocurre con las opciones que, con todas las limitaciones que hacen al caso, podríamos considerar democráticas? Las maniobras de unos y otros han enturbiado bastante el terreno.

Albert Rivera, de Ciudadanos, dijo al principio que no apoyaría a Rajoy y más tarde añadió que no apoyaría a Sánchez. La reacción de éstos, en el mejor estilo nazionalista, ha sido identificar a sus partidos con ellos mismos y dar por supuesto que iba a pactar con el otro y abrirle la puerta a fuerzas claramente fascistas en su modo de actuar.

Sin embargo, Rivera en ningún momento dijo que no pactaría con el PP -lo ha hecho en Madrid- ni que no pactaría con el PSOE -lo ha hecho en Andalucía- por lo que la negativa a apoyar a los cabezas de lista de cada uno de los partidos no tiene por qué hacerse extensiva al partido en su conjunto.

¿Se puede votar razonablemente al PP? Sí, pero el PP de Rajoy apareció con dos banderas: Regeneración de la vida política y acabar con el sectarismo de la etapa ZP derogando las medidas de corte más sectario de éste. No hizo ninguna de las dos cosas y, además, subió los impuestos hasta límites inconcebibles y, por cierto, a los que es más fácil esquilmar. Después de eso ¿Se puede votar razonablemente al PP de Rajoy incluso aunque se coincida con el ideario del PP? Creo que no.

¿Se puede votar razonablemente al PSOE? Sí, pero el PSOE de Sánchez es pura continuidad del PSOE más sectario que ha existido en la época moderna y recuerda demasiado al de Zapatero. Por si quedaban algunas dudas, ha traído de la mano a gente cuyas credenciales democráticas no son dudosas sino inexistentes y llegó al extremo de declinar en Madrid la oferta de gobernar el Ayuntamiento incondicionalmente para, en lugar de eso, entregar el Ayuntamiento a destacados miembros de esos grupos. ¿Se puede votar razonablemente al PSOE de Sánchez? Lo visto hasta ahora demuestra claramente que no.

Hasta aquí, parece que lo que dice el líder de Ciudadanos tiene sentido pero ¿nos podemos fiar de él? Lo único que sabemos es que tiene una larga trayectoria en la lucha contra el nazionalismo y, en ese terreno, supera ampliamente a ambos partidos mayores pero ¿qué más? Han crecido por aluvión, lo que sin duda ha dado entrada a mucho oportunista que hará que no tarden en surgir episodios de corrupción y muchos de los programas están cogidos con pinzas más pensando en no ofender a nadie que en plantear una opción con consistencia interna. ¿Tienen razón PP y PSOE cuando les acusan de no tener ninguna experiencia de gobierno? Desde luego pero a ambos, especialmente al PSOE, se les puede preguntar qué experiencia de gobierno tenían cuando consiguieron la mayoría absoluta en 1982? Ninguna…y al principio no fue mal del todo. Cuando consideraron que aquello era su cortijo y empezaron a manejarlo como tal las cosas cambiaron.

¿Incertidumbre sobre qué haría Ciudadanos si fuera clave para la formación de gobierno? Toda. Sin embargo, en este momento parece que hemos llegado a una situación en que la incertidumbre es preferida a las certezas. Sabemos perfectamente qué podemos esperar de Rajoy, Sánchez y no digamos de Iglesias y ésa puede ser una buena razón para optar por lo menos conocido.

A %d blogueros les gusta esto: