Ciudadanos está perdiendo otro tren; tal vez el último

Desde su creación hasta hace un par de años, Ciudadanos ha tenido una trayectoria impecable en lo que siempre han vendido como su motivo de estar en política: Regeneración.

Cuando, con su valiosa ayuda, UPyD prácticamente desapareció, las cosas empezaron a ser distintas: De repente a Ciudadanos le entraron ínfulas socialdemócratas e hizo un acuerdo absurdo con el PSOE para buscar la investidura de Pedro Sánchez como presidente.

Mucho del voto de Ciudadanos, tanto en las anteriores elecciones como en las últimas, puede ser transversal -de verdad, no de la transversalidad de todo a cien de Podemos- y estar compuesto por gente que pudiera haber votado PP o PSOE pero estaban hartos de la forma de funcionar. Puesto que, para muchos de esos votantes, pasar de casta a castuza no era una solución, Ciudadanos aparecía como la única opción disponible.

Sin embargo, ya en ese momento Ciudadanos había empezado a hacer cosas raras. Por ejemplo ¿Realmente un partido como Ciudadanos tiene que presentar a bombo y platillo un programa económico? ¿Tiene sentido que Ciudadanos entre en asuntos como la desaparición o la permanencia del impuesto de sucesiones? Cuando hace eso, se mete en una guerra que nunca ha sido la suya y para la que, además, no están preparados.

Si quieren ejercer de socialdemócratas, pueden afiliarse al PSOE; si quieren ejercer de derecha rara, pueden afiliarse al PP. ¿Acaso todo esto viene de que Rivera aspira a convertirse en el futuro líder del PSOE?

Qué sencillo sería todo si Ciudadanos se hubiera mantenido en su planteamiento original: Medidas de regeneración, exigibles a cualquier Gobierno sea de izquierda o de derecha ¿Programa de gobierno? El del partido que gane las elecciones, apoyado por Ciudadanos siempre que cumpla con esas medidas de regeneración.

¿Era tan difícil? Parece que sí porque el fiasco del 20D no bastó. En la noche electoral del 26J Rivera continuaba con su historia de plantear una reunión a tres donde se debían plantear temas en los que, con todos mis respetos, Ciudadanos no pintaba absolutamente nada.

Su marca, ésa que hizo que muchos les votasen y cuyo abandono ha propiciado que muchos les dejasen de votar, no es un programa de gobierno sino un programa de regeneración institucional y el apoyo al programa de gobierno de otro, sea quien sea, que resulte más votado y siempre que respete ese programa de regeneración.

No han querido darse cuenta y posiblemente han dejado pasar el último tren. Allá ellos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s