El gran error de @CiudadanosCs

Quizás en Ciudadanos les ha faltado hacerse dos preguntas fundamentales:

  1. ¿Por qué nos han votado?
  2. ¿Por qué, a pesar de habernos votado, lo han hecho menos de lo que esperábamos?

Lo bueno, y eso facilita bastante las cosas, es que las dos preguntas tienen una respuesta común: Desde su nacimiento, Ciudadanos se presentó como un proyecto de regeneración y no como un programa de gobierno. El voto sectario es siempre fiel y, cuando se pierde, es porque se va todavía más hacia el extremo pero hay una gran masa del voto que no es sectaria y que estaba hasta las narices de la corrupción, los incumplimientos y la chulería de los grandes partidos PP y PSOE y de sus socios nacionalistas.

Mucho de ese voto no sectario, que no esperaba de Ciudadanos un programa de gobierno sino que contribuyese a limpiar, ha dejado al partido que votó en las anteriores elecciones para votar a Ciudadanos. Otros no…cuando empezaron a ver cosas que no les gustaban: Hasta Rajoy acierta alguna vez y cuando dijo que Ciudadanos iba buscando a candidatos por los bares exageró pero no demasiado y, a la vista de lo que va saliendo, muchos tienden a coincidir con él. Sin embargo, aparte de una selección cuestionable por las prisas donde se les coló todo tipo de oportunista, su mayor error inicial -después vendrían otros- fue llevar un programa político que, además de que se veía cogido con alfileres, parecía haber intentado hacer una mayonesa con componentes socialdemócratas y liberales y, claro, la mayonesa había salido cortada y todo el mundo había visto que no sabían por donde andaban.

La gran oportunidad de Ciudadanos habría sido, precisamente, agarrarse a los principios básicos de regeneración y exigírselos a todo el que quisiera pactar con ellos y no aprovechar la debilidad de los más votados -fueran éstos quienes fueran- para tratar de imponer puntos de su propio, discutible y a menudo incoherente programa en lugar de dejar que el ganador llevase adelante el suyo, salvo en los casos en que tal programa atentase contra los elementos de recuperación y sirviera para ahondar en la podredumbre.

Tampoco parece muy acertado que, en lugar de defender unos principios sólidos de regeneración, se hayan dedicado a jugar a los equilibrios. Por mucho tuit que publiquen contándonos lo guapos que son y lo bien que lo hacen, no es fácil de justificar que critican la politización de Telemadrid mientras no dicen una palabra de idéntica politización en Canal Sur. Tampoco es fácil hablar de privatización de la sanidad como condición exigible en Madrid sin decir ni una palabra en Andalucía, pionera en el sistema de conciertos con hospitales privados. Ni es fácil de justificar que exijan que retiren a un presidente de una Comunidad Autónoma porque “llevaba mucho tiempo” -¿entra eso dentro de los criterios de regeneración?- y acepten de buen grado a una Susana Díaz que ha hecho su carrera política a la sombra de los hoy imputados Chaves y Griñán. ¿No podían haber pedido otro candidato para pactar con el PSOE siguiendo idéntica lógica?

Ese comportamiento mostrando cómo la vara de medir no es la misma en todas partes deja claro algo: No están defendiendo principio alguno sino que están tratando de que su imagen salga lo menos dañada posible de los pactos tratando de exhibir una equidistancia entre los grandes partidos y ahí se equivocan. Se equivocan también cuando dicen que “no tiene que haber cordones sanitarios”. Claro que tiene que haberlos pero en el lugar correcto: Frente a aquéllos que no aceptan las reglas del juego. De hecho, en Valencia se han negado a pactar con cualquiera que fuese con Compromis. Nada que oponer pero ¿no están contradiciendo su principio? Los alemanes, a quienes normalmente no se suele acusar de falta de democracia, tienen pocos complejos a la hora de prohibir los partidos nacionalistas y nazis, valga la redundancia. ¿Por qué no apoyan que eso mismo se haga en España como parte de sus principios? ¿No han estado luchando, bastante dignamente por cierto, contra el nacionalismo catalán durante bastantes años? ¿Van a tirar por la borda todo eso para jugar al oportunismo de imponer su propio y chapucero programa -al igual que los nacionalistas han hecho siempre frente al Gobierno central- y para jugar a dar una imagen y a “que no parezca que…”?

El gran problema de la política española es que hace mucho que los políticos decidieron subordinar los principios a sus más bajos intereses. Ciudadanos parecía otra cosa pero su actuación de las últimas semanas los está delatando. Puede que aún tengan tiempo de cambiar….o no, que añadiría Rajoy. Ellos verán.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s