Los “ciudacans” del PP

¿Tenemos unos políticos que son tontos, nos toman por tontos o las dos cosas? Cada vez veo más claro que la tercera es la opción válida pero, al mismo tiempo, tengo la sensación de que la cosecha de idiotas ha sido especialmente abundante en el PP.

Hace tiempo, comparando a Bush con Zapatero, llegaba a la conclusión de que el primero era más inteligente porque, siendo consciente de sus carencias, se había rodeado de gente que pudiera cubrirlas y a la que llegaba a pedir permiso para ir a mear (esto no es figurado; es literal y fue grabado por un micrófono direccional indiscreto). Zapatero, por su parte, prefería rodearse de gente que no le hiciera sombra y, como eso era bastante difícil, se rodeó de nulidades. Bien; pues hasta en eso se parece el PP actual a Zapatero si es que no lo ha superado:

Su sociólogo de cabecera, Arriola, les ha convencido de que lo mejor que pueden hacer es asustar con el coco de Podemos para que la gente vaya a votarles a ellos. Me atrevería a asegurar que, como parte de tan lúcida estrategia, tienen los cajones llenos de dossieres con los que, presuntamente, podrán derribarlos cuando estén en su punto más álgido…eso si no lo consiguen antes Monedero y Tania Sánchez. Problema: ¿Ha hablado alguna vez Arriola o alguno de sus aconsejados con un futuro votante convencido de Podemos? ¿Se ha dado cuenta de que, diga lo que diga, será atribuido a “infundios del falaz contubernio” como decían en la época franquista o “y los tuyos ¿qué?” puesto que todo el que ha tocado poder aquí, y algunos sin hacerlo, ha robado? Menciono la posibilidad de que Monedero y Tania Sánchez puedan hacer lo que no va a poder hacer el PP porque son dos sujetos que caen mal. Los suyos les pueden perdonar los chanchullos pero es más difícil disculparles que sean maleducados y desabridos.

Arriola les ha aconsejado a sus pupilos dar aire a lo que, con toda precisión, podríamos denominar fascismo de izquierdas, es decir, esa conciencia de superioridad moral por la cual las reglas están hechas para los otros y si las rompemos nosotros será por algún buen motivo…ese “fin que justifica los medios” siempre que el fin sea el suyo y los medios, los que sean, los usados por ellos. Se trata de acabar con la corrupción pero sólo con la ajena. Arriola está convencido de contar con el arma que, en su momento, barrerá electoralmente del mapa a este tipo de opciones y se equivoca: Puede sacar del cajón todos los dossieres que quiera porque los que están dispuestos a romper la baraja no lo van a escuchar. Puede sacar todas las corruptelas que quiera, puede mostrar que les están financiando los gobiernos de Irán y Venezuela -por cierto, el PSOE también tuvo su propio escándalo de financiación desde el extranjero con el famoso caso Flick ¿se acuerdan?- que nada de eso le servirá a su público pero eso no lo ve Arriola.

Lo más curioso es ver cómo contrasta esa actitud del PP con la mantenida con otro partido con el que, en principio, se supone que podría haber muchos paralelismos: Ciudadanos. El portavoz del PP, Floriano -y si éste es el que porta la voz ¿cómo serán los que la esconden?- habla de “Ciudacans” como forma de atacarlos pretendiendo con ello que sean confundidos con nazionalistas catalanes. ¿El problema es que hayan nacido en Cataluña y que su líder sea catalán? A ver si va a resultar ahora que tienen razón los nazionalistas al hablar de anticatalanismo. ¿Es ésa la baza que piensan jugar? ¿Quieren vestirse también de nacionalcatolicismo al contar que quieren -nada menos- que denunciar el Concordato con la Santa Sede ellos…a quiénes se les ha ido un ministro por discrepancias sobre la ley del aborto, discrepancias que seguro comparte todo su electorado católico?

Según Arriola, todos iremos en masa a votar al PP porque las dos alternativas en crecimiento son terribles: Una es el coco y la otra los catalanes. Con tan elaborados argumentos electorales ¿cómo podríamos dejar de votar al PP? Por mi parte, prometo intentarlo…y estoy bastante seguro de conseguirlo. Lo del “malo conocido” como único argumento no sirve, especialmente si es el propio “malo” el que no encuentra otro argumento para invitarnos a votarle.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s