Contradicciones en la ley electoral española

La aparición de un ex-presidente criticando al Gobierno de su mismo partido y el anuncio de un destacado dirigente del abandono del mismo partido para fundar uno nuevo dan qué pensar. El difunto Tierno Galván dijo que las promesas electorales estaban para incumplirlas pero, incluso para eso, hay que tener cierto estilo y el actual Gobierno lo está haciendo de forma tan burda que está llevando a la rebelión entre los suyos.

No sé si Tierno Galván tenía razón en que las promesas “están para” pero, sea ése su objetivo o no, lo cierto es que se incumplen. Quizás uno de los casos más conocidos es el famoso “OTAN; de entrada no” que fue el eje de campaña electoral de Felipe González. El incumplimiento fue tan descarado que el Gobierno del PSOE se vio obligado a convocar un referendum -trucado por cómo se planteaba la pregunta pero referendum- para validar su cambio de opinión. El “Por el pleno empleo” de Zapatero ni siquiera puede calificarse de mentira sino de una bufonada típica del personaje. Sin embargo, entre los dos incumplimientos hay una diferencia notable: La primera habla de una medida concreta y la segunda de un objetivo genérico que pasa por la toma de un conjunto de medidas. Un político puede alegar haberse equivocado cuando no consigue el objetivo -y, en buena lógica, pagar el precio electoral por ello- pero no tiene justificación alguna para no tomar medidas instrumentales concretas que anunciase en su programa electoral. De ahí la necesidad del gobierno de Felipe González de convocar un referéndum mientras que, por el contrario, Zapatero siguió paseando su incompetencia sin que nadie le acusase seriamente del incumplimiento.

Llegamos al Gobierno actual y, entre las numerosas promesas, encontramos dos que son de carácter instrumental: No cobrar el IVA mientras no se cobre la factura correspondiente y bajar los impuestos. Medidas ambas instrumentales; no es un genérico “recuperación del empleo” u otras sino medidas concretas y, en lugar de ello, se incumplen ambas con descaro aludiendo a la situación de emergencia. Incluso se llega a argumentar que, de no haberlo hecho, España estaría intervenida. Veamos: Si los Bancos intervenidos reciben una inyección de dinero europeo y, en lugar de utilizarla para dar créditos y dinamizar la economía, la utilizan para comprar deuda pública…¿no es eso una intervención en toda regla? ¿Por qué un partido con mayoría absoluta, justo en el momento de llegar al poder, decide hacer exactamente lo contrario de lo prometido? ¿No afirmó poco tiempo después que el traspaso de poderes había sido “modélico”?

Sea como fuere, es un situación perfectamente equiparable al “OTAN, de entrada no” pero, en este caso, ni siquiera han convocado un referendum trucado. Que las discrepancias internas y las amenazas de rebelión ante los incumplimientos flagrantes e injustificados suban de tono es absolutamente normal; también lo es que algunos miembros del partido con cargo público decidan abandonarlo. Cuando así sea ¿deben permanecer en el cargo?

La utilización de listas cerradas hace que los diputados no tengan compromiso alguno con la zona a la que supuestamente representan sino con el partido que los ha colocado en lugares más o menos favorables de las listas. Cuando se produce -o se amenaza con- una rebelión por el incumplimiento del partido ¿deberían los diputados devolver su acta o tienen legitimidad para perseguir el cumplimiento del programa electoral con el que fueron elegidos bajo otras siglas? Si el sistema político español no se hubiera convertido en un patio de Monipodio, esta contradicción no se presentaría porque prevalecería el compromiso con los electores sobre el compromiso con el partido; la falta de democracia interna de los partidos y una de sus consecuencias, la existencia de listas cerradas, hace que tal contradicción pueda plantearse en el próximo futuro. Cuando así ocurra, sentémonos a disfrutar del espectáculo si no estamos suficientemente hastiados de él.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s