El dudoso futuro del PC tal como lo conocemos

Hace aproximadamente un siglo, las casas pudientes norteamericanas tenían UN motor eléctrico. Este motor, a través de complejos sistemas de poleas, reenvíos, etc. alimentaba todos los dispositivos que requerían algún tipo de movimiento rotativo y que, por supuesto, no eran eléctricos sino mecánicos aunque alimentados por una energía eléctrica que venía del motor único situado generalmente en el sótano.

Ahora mismo, esa situación nos resulta impensable porque cada dispositivo tiene su propio motor. Si a alguien se le pregunta cuántos motores eléctricos hay en su casa y hace recuento, probablemente se sorprenderá del resultado y, además, fallará en el resultado porque siempre habrá varios más en los que no había pensado. Algo similar está ocurriendo con el PC a medida que se va introduciendo “inteligencia” en los más diversos dispositivos. Además de esto, hay un dispositivo emergente que amenaza con tomar el relevo del PC a corto plazo: El teléfono móvil.

Hace varios años, un cambio de PC era obligado cada dos años porque la velocidad de evolución de los programas hacía que un ordenador de dos años ya fuera incapaz de manejar los más nuevos.  Este post, sin embargo, está escrito con un ordenador que tiene ya cinco años y ninguna prisa por cambiarlo, eso sí, tras haber sustituido el disco duro interno por un SSD. La velocidad de cambio se ha trasladado ahora a la telefonía móvil: Van apareciendo aplicaciones más pesadas y que teléfonos de un par de años son incapaces de manejar forzando al cambio. El dominio del teléfono móvil sobre el ordenador puede verse incluso en el aspecto estético: Al margen de la opinión sobre su calidad, basta con ver Windows-8 para tener la certeza de que se está viendo un sistema operativo de telefonía móvil.

El último Windows para PC ha sido el Windows 7 y en los entornos competidores, Android e iOs, puede verse una convergencia similar: Android es un Linux limitado que, a medida que va aumentando la potencia de los teléfonos móviles, va dejando de serlo hasta el punto de que ya se habla de la posibilidad de móviles con Linux sin limitaciones. En el mundo de la manzana, las quejas sobre iOS que han conducido a una notable pérdida de posición en el mercado es muy probable que tengan también una respuesta: MacOS también en los dispositivos móviles.

Los teléfonos con cuatro procesadores, memorias y capacidad de almacenamiento perfectamente homologables con un PC hacen esperar que, a muy corto plazo, la utilización de un teléfono móvil como ordenador sólo tenga dos barreras: Pantalla y teclado grandes. Los tablets y los ultrabooks podrían ver su final en el momento en que alguien decida sacar el “ultrabook tonto”, es decir, una pantalla y un teclado provistos de batería y físicamente conectados al teléfono. Si el “ultrabook tonto” es suficientemente grande podríamos tener el perfecto sustituto del ordenador de sobremesa, al igual que ahora muchos utilizamos falsos portátiles como sustitutos.

¿Cuanto tardará este movimiento en producirse? A la velocidad que crece la potencia de los teléfonos móviles, aventuraría un máximo de dos años para que la era PC, al igual que el motor eléctrico único, comenzase una desaparición lenta pero inexorable.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s