Reflexiones sobre el déficit público y la Reforma Laboral: Mate en dos jugadas

Hoy aparece la noticia de que Rajoy va a presentar unos presupuestos que incumplen el pacto de mantener el déficit en el 4,4%. Como consecuencia, Rubalcaba le da a Rajoy la bienvenida a una racionalidad que el Gobierno del que él formó parte nunca tuvo; es como si yo le doy la bienvenida a alguien al Palacio de la Zarzuela. En cualquier caso, después de los anuncios habidos en el sentido de que se iban a respetar los pactos, el anuncio causa cierta sorpresa aunque, si se mira con un poco de detalle, tiene coherencia:

Una reducción fuerte del déficit en una situación de recesión implica subir impuestos, meter tijera en sitios donde ya pueda doler o ambas cosas. Sin embargo, la opción de simplemente incumplir tampoco parece que sea posible. Sólo queda una opción que explica con qué alegría se anuncia el incumplimiento: Hay algún sitio donde se espera hacer recortes muy fuertes y a corto plazo y ese sitio resulta bastante claro, tanto más claro puesto que coincide con el punto donde más se ha desviado el déficit el año pasado: Las Comunidades Autónomas.

A lo mejor, la situación crítica actual sirve para que en España nos demos cuenta de que no se pueden sostener un gobierno y diecisiete gobiernitos, cada uno de ellos con sus cargas burocráticas, sus enchufes y sus corruptelas. Tocar ese capítulo en este momento y con unos presupuestos que hay que presentar ya es imposible pero, de cara a los presupuestos del año próximo, se pueden haber hecho los cambios necesarios para asegurarse de que ya se pueda entrar a fondo en ese capítulo.

Probablemente, para entrar en serio en el dinero gastado por las Comunidades Autónomas sea necesario hacer algún cambio legislativo importante, bien reduciendo su autonomía o todo lo contrario, dándoles una autonomía fiscal casi completa de forma que sean responsables tanto del ingreso como del gasto y su dependencia en ese sentido de un Gobierno central sea mínima. Ésa podría ser la baza preparada para los presupuestos del próximo año.

¿Algún indicio aparte del mero sentido común? La Reforma Laboral. Resulta curioso que los temas con los que los sindicatos están haciendo más ruido no sean los que más les preocupen y, además, sean falsos. Sin embargo, hay otros asuntos que representan auténticas cargas de profundidad tanto para los sindicatos como para las Comunidades Autónomas:

  1. No es cierto que un empresario pueda decir alegremente que le van las cosas mal y que va a reducir los sueldos. Si hay acuerdo entre las partes, la situación de crisis se presume cierta pero, en ausencia de tal acuerdo, la cuestión puede acabar en un tribunal que evaluará si la causa que se aduce tiene o no sentido.
  2. El abaratamiento del despido tiene una fecha de inicio pero, quien tenga un contrato anterior al 12 de febrero, en la eventualidad de un despido recibe una indemnización a razón de 45 días por año hasta esa fecha. Sólo desde esa fecha se empieza a computar a 33 días por año.
  3. La primacía de los convenios de empresa sobre los convenios colectivos es un torpedo en la línea de flotación de las grandes centrales sindicales que ven como se les puede escapar gran parte del control que intentan ejercer.
  4. El otro gran ataque a las centrales sindicales es la pérdida de exclusividad de la Fundación Tripartita en los cursos para trabajadores empleados. Será el propio trabajador quien decida dónde se forma sin interferencia -ni facturación- por parte de la Fundación Tripartita o sindicato vertical para entendernos.
  5. …último y más importante: En el sector público pueden producirse despidos en casos relacionados con la dotación presupuestaria; el problema aquí está en que quien toma decisiones sobre la dotación presupuestaria las toma también sobre los despidos. Únase esto con el incumplimiento del acuerdo del déficit y es fácil ver dónde va a estar el gran recorte presupuestario del próximo año.

En suma, el incumplimiento del acuerdo de déficit podría estarse apoyando en dos elementos:

  1. Cambios normativos que permitan meter tijera en las Comunidades Autónomas.
  2. Reforma Laboral. Si, además, ésta tiene una serie de elementos que afectan a las grandes centrales sindicales, cuya connivencia con los Gobiernos de Zapatero está totalmente fuera de cuestión, la jugada está completa.
Ésa puede ser la base del incumplimiento que tan tranquilamente se anuncia: Tras la Reforma Laboral, nadie en Europa puede dudar de que hay un proceso de cambio en marcha; eso puede darle el suficiente oxígeno a Rajoy para pedir tranquilidad a los socios europeos sabiendo que hay algo en la cocina: Una entrada a saco en las Comunidades Autónomas que, dicho sea de paso, ya va haciendo falta.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s