El día después de unas elecciones

Los vencedores echaron las campanas al vuelo como era de esperar pero hay unas cuantas cosas que, en el tumulto del día de las elecciones, pasaron relativamente desapercibidas y deben ser tenidas muy en cuenta:

  1. La infamia de la ley electoral: Partidos como IU y UPyD con muchos más votos que partidos nacionalistas se quedan a un tercio del número de diputados de éstos. Ayer se podía apreciar una sensibilización mayor incluso en Twitter con algo que en otras ocasiones había sido aceptado como normal. Uno de los motivos que ha conducido al desastre económico que padecemos no es económico sino político, es decir, no haber cerrado nunca el modelo de Estado y no haberles dicho a los nacionalistas “hasta aquí”. Todo nacionalismo es un cáncer y, en el caso español, hay una ley electoral que prima a los grandes partidos y a los nacionalistas, incluso aunque sean filoterroristas. Parece que ha llegado el momento de cambiar ese estado de cosas aunque, durante la campaña electoral, el futuro presidente decía que no había urgencia por cambiar la ley electoral porque era un acuerdo entre partidos. Sí la hay. No hay ninguna razón válida para que un voto valga más que otro y en estas elecciones se ha comprobado con especial claridad hasta qué punto sucede eso.
  2. Resultados brillantes de los ganadores pero no en todas partes: Ambos partidos mayoritarios, PP y PSOE, han estado jugando en las zonas dominadas por los nacionalismos a ser más nacionalistas que nadie. Los resultados se han podido comprobar: Ese modelo no funciona. Hace ya años, el PSOE defenestró a Redondo Terreros porque no le gustaba su proximidad a Mayor Oreja y su lejanía del PNV; hace más años, el PP hizo lo propio con Vidal-Quadras y años después lo hizo con María San Gil. Parece que en algunos sitios a PP y PSOE les ha molestado su propia identidad como partidos nacionales y han colocado a líderes de segundo nivel que, sobre todo, no denunciasen al nacionalismo. Los resultados de ayer dejan claro que no es el camino correcto y, en el caso del PP, se lleva la paradoja hasta el extremo de que un partido de implantación local pero no nacionalista, el Foro de Álvarez Cascos, es capaz de salir con un mensaje que correspondería a un partido nacional. Ahí, además, hubo otra metedura de pata del PP: Optar por dirigentes “bienmandados” en detrimento de gente con una trayectoria política establecida pero que pudieran en algún momento hacer sombra u oposición al Gran Líder. Los resultados están a la vista.
  3. El suelo del PSOE: Después de los últimos siete años, se podría haber esperado razonablemente que el PSOE hubiera acabado como la extinta UCD -que formó parte del libro Guinness por la pérdida de diputados de una elección a la siguiente- y que hubiera habido una desbandada total por la izquierda y por la derecha. Que en estas condiciones el PSOE obtenga casi 7 millones de votos indica que hay mucha gente que los va a votar siempre, hagan lo que hagan, y probablemente algo parecido ocurra con el PP. “Las dos Españas” existen todavía y si, en algún momento, una de ellas decidiera llevar a la otra en vagones de ganado a campos de exterminio todavía habría mucha gente que la seguiría votando. Hay una parte demasiado grande del electorado fiel a unas siglas, las que sean, hagan lo que hagan y eso no es una buena noticia en España ni en ninguna parte.
  4. Ausencia total de Zapatero: Que se sepa, sigue siendo el presidente del Gobierno pero ayer fue incapaz de salir un solo momento a dar la cara por un destrozo en su propio partido del que, sin duda alguna, él es el principal causante.

Queda mucho por hacer. Seguramente hoy unos seguirán celebrando su victoria y otros lamiéndose sus heridas pero no estaría de más que se tuvieran en cuenta también estos temas que, en unos casos han pasado desapercibidos y en otros requieren una atención mucha más urgente de la que se les ha concedido.

 

Anuncios

Un Comentario

  1. Trackback: Bitacoras.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s