@UPyD y la trampa de la ley electoral

En menos de una semana tenemos unas elecciones donde es previsible un cambio de gobierno e incluso las encuestas anticipan una mayoría absoluta del principal partido de la aún hoy oposición. Pasa bastante desapercibido, con la inexcusable complicidad de los principales medios de comunicación, un partido nacional que hoy tiene una única diputada y al que mucha gente tiene aprecio aunque vaya a votar a otro.

Con su líder y única diputada, Rosa Díez, podría ocurrir que el día 21 diga lo mismo que, en su día, dijo Adolfo Suárez: Ojalá me quisieran menos y me votasen más. Sin embargo, la lógica del voto útil gracias a una ley electoral injusta que ha sido su principal caballo de batalla va a imponer unos resultados que es de esperar no se desvíen demasiado de lo que anuncian las encuestas.

El principal beneficiado, si se producen los resultados esperables, Mariano Rajoy haría bien en no echar las campanas al vuelo: En primer lugar, su partido ha ganado sólo unas elecciones generales. Aunque me gusta citar el hay tres clases de personas: Las que saben contar y las que no de Homer Simpson no es que se me haya olvidado contar: En 1996 Aznar no ganó unas elecciones sino que se había extendido la necesidad de echar a un gobierno corrupto hasta las cejas; en 2000, tras cuatro años de gobierno ganó unas elecciones con mayoría absoluta y en 2008 las volverá a ganar por un motivo parecido al de 1996: Incluso entre los afines al PSOE puede haberse extendido la idea de que es necesario echar a un gobierno descerebrado…y que también se ha movido lo suyo en el terreno de la corrupción. En otras palabras, Rajoy sólo va a ganar unas elecciones por la urgencia extendida por toda la sociedad española de echar a Zapatero o a cualquier sucedáneo que puedan poner a la cabeza de la lista electoral. Eso no debe ocultar que  mucha de la gente que va a votar a Rajoy lo va a hacer sin el menor entusiasmo y con una buena carga de desconfianza.

Ayer mismo, UPyD publicaba inocentemente unos datos que mostraban la injusticia de la ley electoral. Sin embargo, la conclusión que podía extraer cualquier lector era que, salvo que estuviera en una gran población, votar a UPyD era lo mismo que tirar el voto a la basura y, con toda lógica, podría optar por la abstención o por la opción menos mala. La única esperanza, y no son tantos, es la compuesta por los votantes fieles al PSOE y  desencantados que en ningún caso van a votar al PP pero que tampoco van a votar a este PSOE. De los demás podrá conseguir simpatía pero no votos. El efecto de la ley electoral que denuncian y la búsqueda del voto útil en un momento en que muchos electores quieren sobre todo echar a los actuales gobernantes así lo impone.

Creo que no se le pueden augurar buenos resultados a UPyD entendiendo por “buenos” no sólo duplicar o triplicar sus resultados en número de diputados sino, por ejemplo, poder constituir un grupo parlamentario propio. Eso tampoco significa que el día 21 su recorrido se haya acabado: La ley electoral fue un apaño entre los grandes partidos que esperaban poder repartirse el poder con la ayuda de los nacionalistas. No cayeron en la cuenta de que los nacionalistas, por el simple hecho de serlo, necesitan estar permanentemente descontentos y pedir más y ahora están sometidos a un chantaje permanente. Hace pocos días, le preguntaron a Rajoy si cambiaría la ley electoral y dijo que no lo veía prioritario porque la actual era un acuerdo entre los partidos. Como las manifestaciones y los silencios de Rajoy están muy sujetos a los análisis electorales de Arriola -el artífice del “éxito” de 1993- eso podría cambiar si hay una auténtica presión dirigida por los dos partidos nacionales más perjudicados por la ley actual: UPyD e IU. Articular esa presión podría ser el papel más importante de ambos partidos en la próxima legislatura. El siguiente podría ser intentar poner algunos principios básicos en la jaula de grillos que nos espera:

Antes de estar Zapatero en el gobierno, con cuestiones como el Prestige y la guerra de Irak, Zapatero decía que la democracia estaba en la calle. Cuando él estuvo en el gobierno y empezaron a producirse decisiones muy discutibles, la democracia dejó de estar en la calle para estar en el Parlamento…o sea, que la democracia estaba siempre donde estaba él, modelo de pensamiento que tiene un calificativo que les gusta mucho aplicar a sus contrarios. En este momento, nos encontramos con una preparación del terreno para que “la democracia vuelva a estar en la calle”, no sólo el consentimiento de acciones ilegales por los autodenominados “indignados” sino sentencias del Tribunal Constitucional que permiten los piquetes violentos justificándolos por el “contexto”…

No sabemos como manejará Rajoy ese entorno pero, hasta el momento, nada de lo hecho avala capacidad alguna para moverse en esas aguas turbulentas porque jamás ha hecho un discurso de principios sino de tácticas. Eso es precisamente lo que sí ha aportado UPyD, prescindiendo de la procedencia de sus miembros más significados y en particular su propia presidenta y eso es lo que va a ser más necesario en la etapa que nos espera.

Sería deseable que UPyD, que funciona más como una plataforma ciudadana que como un partido, dejase de ser un Pepito Grillo necesario porque sus objetivos de regeneración se hubieran cumplido y, como consecuencia, desapareciese del mapa político y cada uno de sus componentes que quisiera seguir marchase al partido de su preferencia pero, antes de que eso ocurra, hay muchos sitios donde barrer incluyendo de forma muy especial a los propios partidos.

Anuncios

Un Comentario

  1. @juanmacapa

    Para UPyD es un verdadero éxito poder meter una cuña entre ese atroz bipartidismo obligatorio y por eso estamos como alternativa. Es cierto que la ley electoral nos perjudica a nosotros pero lo más grave es que supone un atentado contra la democracia y contra los ciudadanos. Más de un millón de votos tienen que hacer funcionar ese motor que mueva la situación hasta lograr el cambio. No esperamos resultados inmediatos pero estamos convencidos de que se producirá. Seremos la gota malaya que no para hasta lograrlo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s