Entre estafas electorales

La coincidencia de destacados personajes afines al PSOE en la crítica a la austeridad muestra que no se trata de algo accidental sino de un guión electoral: Cuando se ha gastado lo que no se tiene y se ha endeudado un país hasta las cejas…¿Qué nos queda? Esto que padecemos.

Si queremos convertir a un obeso mórbido en un corredor de  fondo, está claro que no basta con disminuir la cantidad de comida pero está igualmente claro que eso es imprescindible y ningún entrenamiento será capaz de cambiar ese realidad. De aquí al 20 de noviembre todavía escucharemos muchas críticas a la austeridad pero la única forma de evitarla ahora habría sido no tirar el dinero a manos llenas antes en una competición entre despilfarro e incompetencia cuando no directamente corrupción. Si la crítica a las ideas de austeridad y de recortes la hacen los mismos que han traído esta situación, sólo merecen un nombre: Estafadores. La austeridad y los recortes no bastan pero son un primer paso que los mismos que los critican han convertido en imprescindibles.

La otra gran estafa de estos días la tenemos a cuenta del referendum de Grecia: Ahora resulta que referendum es sinónimo de democracia y, si alguien se opone a él, es porque le tiene miedo a la democracia. Con tal argumento, dejan en evidencia entre otras cosas su falta de memoria:

Cuando un político ha metido la pata hasta el corvejón, en lugar de decirlo, prefiere que sean otros los que tomen la decisión para, además de no pedir disculpas por su metedura de pata, aparecer como el paladín de la democracia. La figura del referendum-estafa ya la conocemos aquí de hace tiempo y seguramente muchos se acuerdan del “OTAN: De entrada no” como lema de una campaña electoral del PSOE y del “si entramos en la OTAN por mayoría simple, saldremos también por mayoría simple” dicho por Felipe González en el Congreso.

Cuando Felipe González llegó al gobierno montó un referendum para que las cosas quedasen en “OTAN, de salida tampoco” y en “si hemos entrado en la OTAN por mayoría simple, ahora nos quedamos por mayoría absoluta”…y éste no es un detalle menor: Cuando Felipe González decidió no desdecirse y organizar un referendum para conseguir el mismo efecto sin pedir disculpas, el PSOE tenía mayoría absoluta y podía haber tomado la decisión que había anunciado sin necesidad alguna de referendum. No lo hizo y, en lugar de eso, prefirió montar un referendum con una pregunta tan confusa que nos encontraríamos con la paradoja de que el PSOE pedía la permanencia en la OTAN y la derecha, entonces dirigida por Fraga, pedía que se votase “No” en el referendum. La guinda vino cuando, corriendo el tiempo, uno de los más destacados compañeros de Felipe González, Javier Solana, sería nombrado secretario general de la OTAN. Si después de todo esto, alguien sigue insistiendo en que referendum es sinónimo de democracia, o es tonto o toma por tontos a los demás.

Anuncios

Un Comentario

  1. Trackback: Bitacoras.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s