¿Quién quiere mi voto?

Las campañas electorales ya se parecen a la “Semana Fantástica” de El Corte Inglés que nunca dura una semana sino quince días o más. Llevamos ya meses, si no años, de campaña electoral pero hay muy pocos que toquen los temas básicos. Hay un “totum revolutum” en el que se meten juntos temas principales con secundarios, causas y efectos.

Espero que los candidatos de los distintos partidos establezcan su posición respecto a varios temas básicos. ¿Por qué son básicos éstos y no otros? Porque están detrás. Podemos quejarnos de la corrupción pero si el corrupto puede acabar en la cárcel y nunca va a salir elegido, tiene un incentivo para dejar de serlo. Podemos quejarnos de un sistema que ha dado la llave de los gobiernos a grupos minoritarios pero mientras los más grandes crean que lo tienen más fácil comprando a éstos que discutiendo con otros más difíciles de comprar tampoco cambiará nada y así sucesivamente. Por ese motivo, me gustaría conocer una posición muy clara de los candidatos sobre unos poquitos puntos, nada más que ésos:

  • Independencia del poder judicial: El PSOE la machacó y hay que decir en su descargo que muchos jueces provenían del régimen anterior y podían torpedear procesos de cambio necesarios; una vez pasado ese momento, el PP prometió recuperarla y, en lugar de eso, pactó con el PSOE el mecanismo para nombramientos políticos en los órganos judiciales. Los escandalosos fallos del Tribunal Constitucional, de la Audiencia, los criterios cambiantes de acuerdo a la conveniencia del Gobierno de los sucesivos Fiscales Generales del Estado  y otros escándalos como los de los jueces-políticos que se van a cazar con ministros dejan claro que no se puede permitir ni un minuto más que los políticos metan la mano y nombren los cargos del poder judicial. No hablemos ya de situaciones donde, gracias a la politización de los tribunales, la “inmunidad” se convierte en “impunidad”. ¿Quién le va a poner el cascabel a ese gato?
  • Revisión de la ley electoral: Los grandes partidos se quejan con la boca pequeña del chantaje a que los someten los nacionalistas pero nunca han mostrado una iniciativa hacia posibilidades como la circunscripción única por la cual un voto vale lo mismo en cualquier parte del territorio. Hay una buena razón para ello: Efectivamente, los nacionalistas salen beneficiados pero los principales beneficiados del actual modelo electoral no son ellos sino los propios grandes partidos. Sáquese el cálculo de número de votos y número de escaños y se verá que existen grandes beneficiados y grandes perjudicados como IU y UPyD que, por añadidura, pueden tener una posición menos maleable. Los nacionalistas, en general, pueden definirse por un chiste del primer libro de Forges -cuando Forges era Forges- donde la fórmula para el juramento de un cargo era ni más ni menos que “Juro mi más inquebrantable adhesión a lo que haga falta”. Es más fácil manejar a alguien que viva según el principio forgiano que a alguien que quiera poner encima de la mesa principios ideológicos, acertados o equivocados pero ése es otro tema. ¿Voluntarios?
  • Listas electorales abiertas: Mientras la decisión sobre quién va en las listas y en qué puestos esté en manos de las jerarquías de los partidos, está claro que los diputados obedecerán a estas jerarquías. La experiencia de diputados que no han pisado en su vida la provincia por la que son diputados es todo un síntoma de que los que menos importan son los ciudadanos a los que dicen representar. Si el ciudadano puede exigirle a “su” diputado y es libre de elegir los nombres sin una lista cerrada, sin duda habrá un aumento del poder del ciudadano y una consiguiente disminución del poder de las jerarquías de los partidos. Ambas cosas son positivas. ¿Quién se anima?
Por supuesto, hay muchas más cosas: Podemos hablar de temas gravísimos como la situación económica,  el cáncer de un sistema autonómico que nunca se terminó de cerrar, de la mafia sindical y la inexistente ley de huelga, de que la Constitución sea papel mojado en muchos sitios, de sanidad, de educación y de mil cosas más. Renuncio: Sólo me interesan esas tres. A lo mejor soy un optimista antropológico como decía serlo Zapatero en su tránsito a supervisor de nubes y por eso creo que esas tres reformas serían suficientes para encarrilar el país en los muchos y graves temas que están en el aire.
Acabo con una patada al diccionario: “Posiciónense”, señores políticos.
Anuncios

  1. Trackback: Bitacoras.com
  2. José Sánchez-Alarcos

    Respuesta recibida (Rajoy en Twitter contestando a @PedroRemisRemis que le preguntó “¿habra una reforma electoral, listas abiertas?”.

    Rajoy: “La Ley Electoral fue producto del acuerdo de todos los partidos. No vemos ahora ni urgencia ni necesidad de modificarla”.

    Tampoco parece que haya mucho interés en modificar la ley electoral.

  3. José Sánchez-Alarcos

    Respuestas recibidas de @rubenjuans (UPyD):

    Propuesta para despolitizar el Poder Judicial presentada por UPyD: http://t.co/RQfdA8PN Rechazada

    Proposición No de Ley para reformar la Ley Electoral http://t.co/b2WIg8uR #rechazada

    Programa UPyD de 2008 en el apartado Regeneración Democrática proponemos las listas abiertas http://t.co/2Sx66kMw

    A la vista de las respuestas de los presumiblemente tres principales partidos tras el 20N, hay que agradecerles a todos su claridad. Cada uno decide qué hace con su voto y qué es lo que valora a la hora de emitirlo. Quien crea que los tres elementos apuntados en el post son fundamentales tiene una respuesta clara por parte de todos. Si actúa en consecuencia o no es cosa de cada cual.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s