UPyD: ¿El “tea party” español?

Hace sólo unos minutos, veía en TVE un caso de desvergüenza informativa -más bien, desinformativa- que se pueden encontrar referido a UPyD: Afirmaban en el noticiario que UPyD había facilitado el acceso al gobierno de varios Ayuntamientos del PP. En realidad, si no hubiera habido detrás un Goebbels de vía estrecha, la noticia debería haber sido “UPyD se abstiene en las votaciones facilitando que se haga con la alcaldía la lista más votada” o, si lo quieren hacer más descarado, pueden decir “UPyD facilita que el PP se haga con varios Ayuntamientos no votando al PSOE”.

La fuerza con que ha emergido UPyD en las últimas elecciones autonómicas y municipales muestra que los “indignados” no son los acampados sino muchos más y que, más que una alternativa política, lo que están exigiendo es que se respeten unas reglas del juego que ningún partido político, como tal, está defendiendo. Pueden encontrarse, eso sí, en los dos grandes partidos a personas concretas que sí defienden ese principio pero no parece la línea dominante.

Una vez concluidas las elecciones, UPyD ha jugado sus cartas. No sabemos todavía -el tiempo lo dirá- si lo ha hecho con habilidad o guiándose por principios pero, desde luego, las ha jugado bien: Exigir compromisos básicos en el terreno político y austeridad en el comportamiento de los políticos. Tanto si es por estrategia como si es por principios, la actuación es acertada.

¿Por qué no existe un equivalente de UPyD en los principales países europeos? Simplemente porque no es necesario. Son democracias consolidadas, que no provienen de una transición chapucera que les daba la llave del poder a los que querían liquidar el país y los acuerdos básicos son compartidos por todo el espectro político salvo excepciones afortunadamente marginales. En otros términos, no se necesita a nadie cuya principal aportación no sea un programa político sino una especie de “cobrador del frac” que recuerde cuáles son los compromisos básicos.

¿En qué se parece UPyD al “tea-party”? Si el “tea-party lo consideramos como un grupo de ultraconservadores sin más, tendríamos que decir que en nada. Si miramos más a fondo, como hizo Vargas Llosa en su excelente artículo dedicado a ese movimiento, veríamos que tiene bastantes puntos en común y que, en realidad, no es un partido sino un movimiento cívico que se ha constituido como partido para tener fuerza politica pero sin vocación de poder y a quién sus votantes no le votan en función de un programa de gobierno.

¿Cuál sería el futuro deseable para UPyD? Claramente, la desaparición. Si estamos de acuerdo en que UPyD no se comporta como un partido político sino como un movimiento cívico disfrazado de partido político, la situación ideal sería aquélla en la que en un futuro, cuanto más cercano mejor, UPyD pudiera anunciar: “Hemos conseguido los objetivos que justificaron nuestra fundación como partido y, una vez conseguidos éstos, nos disolvemos dejando en libertad a los miembros que quieran continuar en la actividad política para apuntarse al partido que esté más próximo a sus inclinaciones”.

Hemos descubierto a nuestro pesar que un tarado con ínfulas de visionario puede ser peor que alguien decididamente perverso y en esa transición quieren caminar algunos. Por ello, se ha llegado a una situación en que una formación como UPyD puede ser necesaria…siempre que se mantenga en su papel de movimiento cívico. UPyD tiene un riesgo claro en este momento: Convertirse en un nido de tránsfugas una vez que sus miembros empiecen a tocar poder y, ante eso, pudieran olvidar los compromisos básicos. Si no cae en esa tentación, es probable que tenga una vida breve pero brillante y contribuya decisivamente a la limpieza y a clarificar los acuerdos básicos. Si lo hace, descubriremos que Dante tenía razón y que siempre hay un infierno peor. De ellos depende.

Anuncios

Un Comentario

  1. grubio1972

    En nuestro Manifiesto Fundacional (que caba de cumplir 4 años) están algunas respuestas a preguntas o incertidumbres que planteas.

    http://www.upyd.es/fckupload/file/pdf/manifiesto.pdf

    Nuestro mensaje es claro, inequívoco, transparente y creemos que de gran ayuda a la sociedad. Somos una bocanada de aire fresco que pensamos pueden apoyar muchos ciudadanos y nuestra obsesión es aportar las soluciones que consideramos que convienen a España en estos momentos, y que ningún otro partido por defirentes motivos y ataduras, no pueden plantear. Queremos acabar con el bipartidismo atroz y la mediocridad que tanto daño supone para nuestro desarrollo como sociedad y país.

    Los riesgos del futuro… son inherentes a la actividad pública, pero tenemos muy claro de donde venimos y a donde queremos llegar. Si finalmente somos “simplemente”, como vaticinas, un limpiador eficaz para que nuestra democracia salga reforzada, procesos más creo que habremos hecho una gran aportación a la sociedad y todos los que conformamos UPyD estaremos más que satisfechos.

    Nuestra portavoz resume de manera más brillante y extensa, nuestra visión política en el siguiente enlace:

    Un saludo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s