Centrales nucleares y el padre Claudio

Hoy aparece la noticia de una moratoria del cierre de las centrales nucleares españolas, incluida Garoña. Empezaré por decir que me alegro ya que desde el principio me pareció una salvajada sin más motivo ni razón que el capricho de un iluminado.

Cuando, de repente, se decide lo contrario a lo que se había decidido supuestamente sin posibilidad alguna de cambio de opinión, surge una pregunta: ¿Qué fue del iluminado? Ahí es donde entra en juego el padre Claudio.

Seguro que alguno ya empieza a sospechar quién es el padre Claudio pero para quien le falle la memoria o no haya leído el libro donde tal personaje es el protagonista, comentaré brevemente quién es el personaje y, además, aprovecharé para recomendar la lectura de “La araña negra” de Blasco Ibáñez.

“La araña negra” es como llamaba Blasco Ibáñez en el título de su novela a la Compañía de Jesús, de donde fácilmente puede deducirse que no le movían grandes simpatías hacia la citada compañía. Toda la primera parte de la novela gira alrededor de dos personajes, el padre Claudio, cabeza de la Compañía en España y su asistente, padre Antonio, servil y obediente y con una enorme ambición sólo superada por su capacidad para disimularla.

Hay un momento en la novela en que el aparentemente sumiso padre Antonio resulta clave para mover de su posición al padre Claudio que pasa a ocuparla sólo nominalmente. Durante ese tiempo, un enviado de Italia, el padre Tomás Ferrari, es el que realmente da las órdenes teniendo a su lado al infiel padre Antonio al igual que lo había tenido su antecesor y, de cara a la galería, todavía jefe. Durante un tiempo mantuvieron la ficción pero llegó un momento en que entendieron que el padre Claudio había cumplido su etapa y se libraron de él por el sencillo procedimiento de envenenarlo con el vino de misa.

Hágase ahora cada cual sus cábalas. El cambio de decisión sobre las centrales nucleares deja en evidencia que el que se jactaba de ser el más antinuclear del gobierno manda muy poco y está ejerciendo de padre Claudio. ¿Quién ejercerá de Tomás Ferrari y quién de padre Antonio? ¿Para qué momento están reservando la copa envenenada?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s