Escolarización obligatoria: ¿Acierta el Tribunal Constitucional?

Cuando se habla de escolarización obligatoria, habría que aclarar qué es lo obligatorio, si tener un nivel de conocimientos que habitualmente se adquieren en la escuela o asistir al centro escolar. Puesto que el Tribunal Constitucional ha denegado la posibilidad de educar a los niños en casa, parece que lo fundamental no es la enseñanza sino la asistencia.

Probablemente, en el Tribunal Constitucional se han encontrado con presiones y han pensado a qué le estaban abriendo la puerta si admitían la posibilidad de la enseñanza en casa: A la posibilidad de legalizar que, por motivos religiosos, algunos padres puedan prohibir a sus hijos -y especialmente a sus hijas- la asistencia a la escuela.

En otros países, como en Estados Unidos, la enseñanza en casa está institucionalizada y tiene un fuerte apoyo en recursos tecnológicos. Cierto que las dimensiones del país y el hecho de que mucha gente viva literalmente en medio de un bosque hace que eso no sea un lujo sino una necesidad ineludible pero en la España rural las cosas tampoco son demasiado fáciles para los escolares y, si tienen la posibilidad de aprender en casa ¿por qué no? ¿porque abrirían una puerta que puede ser utilizada por otros en fraude de ley? No parece muy justo y siempre se podría condicionar la autorización a la obtención de unos resultados en nivel académico.

A lo mejor ése es el problema: Con un sistema de enseñanza en franco deterioro, autorizar o no la formación en casa utilizando un criterio de rendimiento sería claramente discriminatorio con respecto al que aprueba casi por la mera presencia en el centro escolar. Si el miedo está en que los niños sean adoctrinados ¿no lo están en el sistema escolar? Antes con la Formación del Espíritu Nacional y ahora con la Educación para la Ciudadanía ¿puede negarse que hay un adoctrinamiento durante la escolarización? Pueden cambiar los contenidos pero no el intento de adoctrinamiento que, dicho sea de paso, nunca ha sido demasiado efectivo.

En suma, al Tribunal Constitucional le han preguntado algo y parece que ha contestado a algo distinto de lo que le preguntaban: Le han preguntado si los niños pueden aprender en casa y, en lugar de establecer las cautelas en cuanto al rendimiento y establecer autorizaciones condicionadas a tal rendimiento, se han hecho otras consideraciones que tenían poco que ver con la pregunta inicial y han respondido negativamente…podemos hablar de E-Learning, de redes sociales y de todo lo que queramos. Al parecer, todo eso aún no ha entrado en el Constitucional.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s