¿Tiene límites la estupidez?

La verdad es que viniendo de la España de lo “políticamente correcto” parecía que ya habíamos llegado a las más altas cimas de la estupidez pero siempre es posible encontrar una cumbre más alta. No en todos los terrenos; por ejemplo, aquí no hablan de “violencia de género” sino de “violencia doméstica” y esta misma mañana veía un letrero donde animaba a “Gay men” a denunciar situaciones de violencia doméstica cuando estuvieran siendo objetos de ella…o sea que, como todos sabíamos menos los políticos, la violencia en el hogar no se restringe a parejas heterosexuales ni es siempre ejercida por el hombre, ruedas de molino ambas con las que parecen tratar de hacernos comulgar nuestros ilustres próceres…dejémoslo en próceres a secas.

Ayer por la noche veía un programa en televisión que me hizo pensar que mis conocimientos de inglés son muy limitados porque no podía creer lo que oía. Parece ser que el centro del debate nacional, ante la proximidad del aniversario del 11S, es la conveniencia o no de construir una gran mezquita en el punto donde estaban las torres gemelas. Supongo que si tal despropósito se llevase a cabo, Ben Laden daría palmas con las orejas y la razón que daban los favorables al proyecto era que, de no hacerlo, los musulmanes moderados se podían sentir excluídos y ofendidos.

Como uno de los defensores del proyecto dijo, los terroristas eran musulmanes pero eso no significa que todos los musulmanes sean terroristas. Cierto, pero hay que tener dos cosas tan claras como ésa:

  1. Los ofendidos por un ataque que costó la vida a más de 3.000 personas no fueron los musulmanes moderados; en consecuencia, no parece que exista ninguna razón por la cual se deba desagraviar a éstos en lugar de a las propias víctimas y a sus allegados que podrían tener muchas razones para estar en contra de tal proyecto.
  2. Que un ataque terrorista de tal magnitud realizado en nombre del Islam tuviera, al cabo de pocos años, como premio la construcción de una mezquita en el mismo lugar en que se perpetró el ataque sólo puede ser visto como un premio por parte de los terroristas. Se les ha enseñado que lo que han hecho funciona.

Lamentándolo mucho, creo que ante esas dos sencillas razones el real o posible sentimiento de agravio por parte de los musulmanes moderados pasa no ya a segundo sino a quinto plano, y eso siendo generosos. Por otra parte, creo que mucha gente agradecería de los musulmanes moderados una actitud más enérgica hacia los integristas y no ese tratamiento de “hermanos equivocados” donde siempre da la impresión de que prevalece el “hermanos” sobre el “equivocados” y donde parece que tampoco nadie se atreve a cambiar el “equivocados” por el “criminales”. ¿Es por miedo o es cierta comprensión ante los “excesos” del “equivocado”?

Para hacer un paralelismo en España, hace años murieron en un atentado de los asesinos de ETA 22 guardias civiles en Madrid en la plaza de la República Dominicana. ¿Se le ocurriría a alguien levantar precisamente en ese punto algo así como un “monumento a Euzkadi”? Supongo que no y decir que la inmensa mayoría de vascos no asesinos se podrían sentir ofendidos de no hacerlo no creo que fuera un argumento que alguien fuera a tomar muy en serio. Hasta la estupidez debería tener algunos límites pero, cuando se ven casos como éste, se puede dudar seriamente de que existan.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s