La oración de Maine

De España se dice que siempre ha corrido con los curas; unas veces delante y otras detrás. Cuando parecía que estábamos empezando a alcanzar un equilibrio consistente en correr en carreras distintas y sin admitir espontáneos en una ni en otra carrera, hete aquí que aparece “el amigo americano” y la lía para regocijo de parte del personal y desconcierto de la otra parte.

Que Zapatero ha puesto su mejor esfuerzo en conseguir un Estado laico parece claro; en algunas de las medidas encaminadas a una separación estricta Iglesia-Estado muchos le aplaudirían/aplaudiríamos pero, al mismo tiempo, da la sensación de que el reloj se le paró en algunos asuntos hace más de setenta años y actúa en consecuencia: No sólo es la monomanía del abuelito, que ha dado lugar a no pocas coñas y hasta a algún cabreo cuando se le ocurrió comparar su propia situación, por ser nieto de un militar fusilado al que no conoció, con la de unas víctimas del terrorismo y, además, decírselo a ellas. El empecinamiento con la ley de la memoria histórica, tema en el que todos los ajenos y muchos de los propios le dicen que se equivoca, va en la misma línea y, en lo relativo a los curas, parecería que tuviera intención de volver a la vieja tradición española, en esta ocasión, corriendo detrás.

No se ha privado de gestos que no dejan de ser absurdos como, por ejemplo, saludar al Papa actual en privado durante su visita a Valencia por si acaso alguna cámara captaba algún gesto cordial o la aparición de oportunas lesiones como la de esta imagen http://www.lanacion.com.ar/archivo/anexos/fotos/46/322146.jpg que le impidió dar la mano al Papa anterior. Nunca se supo cuál fue el motivo de la escayola que, misteriosamente, desapareció inmediatamente después de la visita al Vaticano. Puede verse también esta otra imagen:

http://media.photobucket.com/image/entierro%20zapatero%20juan%20pablo%20II/draco703/Zapatero/Entierro_Juan_Pablo_II.jpg

En ella, Zapatero miraba al tendido al paso del féretro de Juan Pablo II creando un serio contraste con los demás asistentes excepto con el que estaba hablando por el teléfono móvil. En suma, Zapatero ha procurado prodigar gestos que dejasen claro su alejamiento y falta de simpatía por todo lo que oliese a religión, especialmente si esa religión es la católica. Nada que oponer…salvo que los gestos extremos reclaman coherencia y, si el presidente de los Estados Unidos le invita a orar en una iglesia evangélica donde, al parecer, el grupo religioso que la regenta dejaría por comparación al Opus, a los Quicos y a los legionarios como algo parecido a grupos de rabiosos izquierdistas antisistema…¿qué pinta allí Zapatero? Probablemente, la misma pregunta sería válida para cualquier otro presidente español, incluido Aznar, pero mucho más lo es acerca de alguien que ha prodigado gestos de alejamiento deliberado respecto de la religión.

Quizás Zapatero quiera compensar la etapa Bush y esté dispuesto a abrazarse a Obama en cualquier ocasión y circunstancia y aceptar cualquier invitación, aunque sea para ir al lavabo. Algunas situaciones ya han sido ciertamente comprometidas como la famosa foto con las niñas y, por ello, debería pensarse mucho dónde aparece y con qué intención le están invitando a tal actividad. Desde  que Leire Pajín hablase del “acontecimiento planetario” quedó claro que la visita a Estados Unidos iba a ser el momento en que más horas extras iban a tener que hacer los asesores de imagen pero, cuidado, porque a veces sale el tiro por la culata.

Que un alcalde o un concejal de pueblo se proclame ateo a los cuatro vientos y, después, insista en presidir una procesión de Semana Santa es ridículo, por mucho que quieran vestir la Semana Santa de tradición cultural ignorando el sentido religioso. Que algo parecido pueda hacerlo un presidente de un gobierno es algo más serio. Obama no es un talismán que pueda proteger de cualquier lugar y situación y, por muchas ganas que se tengan de hacerse todas las fotos que sea posible con él, algunas es mejor evitarlas y, si van contra la propia coherencia, con mayor motivo. No hacerlo así son ganas de hacer el ridículo de la forma más gratuita.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s