“Gomorra” de Roberto Saviano

Aunque existe una película del mismo nombre, todavía no he tenido ocasión de verla.

El autor ha sido amenazado por la Camorra napolitana y vive escondido y, después de leer el libro,  la impresión recibida es que el autor se ha buscado problemas con carácter gratuito. Me explicaré:

La primera parte del libro es de un enorme interés. Explica el papel que ocupa el puerto de Nápoles en cuestiones como las falsificaciones de firmas, cómo la mafia ha extendido sus tentáculos hasta China pasando por la propiedad de tiendas donde se venden, sin que haya forma de distinguirlas, materiales de marca y falsificaciones de las mismas marcas.

La mezcolanza entre marcas y falsificaciones, drogas y prácticas de fabricación y distribución está muy bien llevada y sólo eso puede justificar la lectura del libro.

A partir de ahí, entramos en una segunda parte -que, con toda seguridad es la que le ha traído la persecución al autor por su mención expresa de nombres, hechos y lugares- en la que el lector lo tiene muy fácil para perderse y, en consecuencia, desconectar. De ahí la idea de que la búsqueda de problemas haya tenido un carácter gratuito.

Mientras se refleja una dinámica de funcionamiento, el libro tiene interés; en el momento en que entra en un anecdotario prácticamente imposible de seguir para cualquiera que no esté introducido en la vida napolitana, el interés se va perdiendo por momentos y cualquiera que busque algo remotamente parecido a “El padrino” de Mario Puzo puede estar seguro de llevarse una buena decepción.

Es posible que, como comenta el autor en una parte del libro, lo retratado por “El padrino” no corresponda a la realidad sino que, al contrario, la realidad posterior ha imitado a “El padrino” pero Saviano se recrea en datos intrascendentes para el lector de forma que, en su libro, es perfectamente válido aquello de que los árboles no dejan ver el bosque.

Para concluir, en algunos pasajes del libro el autor desliza la idea de que la mafia es algo así como el liberalismo económico llevado a sus últimas consecuencias, idea que sin duda repugnará a cualquier persona medianamente informada, sea partidario o no del liberalismo.

En suma, un libro interesante con la pequeña pega de que le sobran dos tercios de las páginas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s