Tokio 2016 .vs. Madrid 2016: Una de Olimpiadas

Tokio se nos presenta como una candidata importante a las Olimpiadas de 2016. Para Madrid, también candidata, puede ser una buena y mala noticia en función de lo que Tokio puede aportar.

Tokio tiene, sin ninguna duda, puntos fuertes en los que supera a Madrid. Es, empezando por ahí, una de las ciudades más seguras del mundo a pesar de su enorme tamaño. Sus más de dos millones de personas diarias pasando por la estación de Shinjuku no condicionan ese hecho; su aeropuerto de Narita, también entre los grandes en el mundo, resulta comparado con otros un auténtico remanso de paz pudiéndose encontrar numerosos rincones en los que descansar.

El funcionamiento de los servicios públicos y la puntualidad de éstos es simplemente impresionante. El Shinkansen o tren-bala no se sabe si impacta más por su longitud (400 metros de tren), por su puntualidad, por su frecuencia o por una precisión que permite que se formen ordenadamente las colas de acceso justo delante del lugar donde va a quedar la puerta del tren cuando éste llegue. Esto último ocurre en todos los trenes.

Acostumbrados a nuestro AVE, ligeramente más rápido, ver que desaparece toda la parafernalia de revisión de equipajes y medidas de seguridad, que en los vagones sin asiento reservado va la gente de pie, como en el metro, aunque circule a 270 kms./h, que sus cuatro niveles de rapidez no se diferencian en velocidad punta sino en el número de paradas que realizan en la línea…es simplemente impresionante.

La amabilidad de los japoneses es también espectacular y, por supuesto, no se reduce a esas reverencias que para la mentalidad occidental resultan extrañas y, a veces, incómodas. Hay una disposición servicial que, aunque nunca va a conseguir que el extranjero se sienta como en casa -tal vez tampoco lo pretenda- le va a facilitar extraordinariamente la vida en una ciudad que se antoja extraña y, para nuestra mentalidad, un punto inhóspita.

Un país donde los restaurantes rechazan las propinas, donde la afirmación o la negación con la cabeza funcionan justamente al contrario, donde un letrero rojo en los taxis significa precisamente que van libres y donde ni siquiera contar con los dedos se hace de la misma forma…resulta extraño.

Con todo, la asignatura pendiente de la candidatura de Tokio es el idioma. Incluso en lugares tan especializados como las agencias de viajes es frecuente encontrar que ni uno solo de sus agentes habla inglés y en algunas que se anuncian como multilingües no faltan a la verdad: Chino, coreano, tagalo y birmano.

Si vamos a otro tipo de servicios, en seis días me he visto obligado a bajarme en tres ocasiones de un taxi. No fue, desde luego, ni por falta de amabilidad ni porque el taxista tratase de engañarme. Fue simplemente porque fui incapaz de entenderme con él. A pesar de llevar un plano con los nombres en letras latinas, nombres que le leía y el taxista repetía, no sabía qué le estaba diciendo.

En una de las ocasiones, traté de indicarle por gestos que sólo quería que siguiera de frente, girase a la izquierda y volviese a girar a la izquierda otra vez. Con eso, estaríamos en la avenida donde estaba el hotel unos tres kilómetros más allá. Fue inútil.

Todos llevan un sistema de apertura de la puerta -y no me refiero a un desbloqueo sino a que la puerta del viajero se abre sola- desde el asiento del conductor quien, a menudo, lleva gorra y guantes blancos. También llevan unos GPS con unas pantallas gigantescas pero, de repente, se les ve consultar una especie de guía telefónica mientras conducen y, a veces, cambiándose de gafas en el proceso, lo que no tranquiliza mucho.

Letreros escritos en perfecto japonés por todas partes, excepto en el tren donde anuncian las estaciones en japonés e inglés. Los restaurantes presentan fotos o maquetas en plástico de los platos con sus precios para hacerse una idea aproximada de qué es lo que se va a comer y, aunque no siempre se acierta, el plato real que después se recibe en la mesa está milimétricamente copiado de la maqueta o de la foto de la entrada.

Madrid representa casi todo lo opuesto a Tokio. Acostumbrada desde hace mucho a recibir visitas, pueden encontrarse por todas partes personas con diversos grados de manejo del inglés y de otros idiomas, incluso el japonés. Es una ciudad pensada para el turismo.

Los servicios públicos han mejorado mucho pero no llegan, ni de lejos, al nivel de Tokio. Los taxistas serán capaces de improvisar más fácilmente para entenderse y, en ocasiones, existe el riesgo de que improvisen también un recorrido turístico no solicitado.

El grado de seguridad no es comparable. Como ocurrió con la candidatura de 2012, es previsible que el terrorismo vasco quiera dejarse ver también en la próxima pero no sólo hay que hablar de ese tipo de delincuencia. A la delincuencia autóctona hay que añadirle la importada en forma de bandas que, ocultas entre los inmigrantes que llegaron en busca de un futuro mejor que el que podían tener en su país, han encontrado en España un sistema judicial y penal a la medida de sus sueños más delirantes.

¿Qué es mejor? Intento ser imparcial pero me quedo con Madrid. Tokio, a pesar de su impresionante organización, de su seguridad y de la amabilidad de su gente, tiene un problema muy difícil de manejar para el extranjero que es el idioma en todos los ámbitos.

Madrid es menos segura, la amabilidad española con el foráneo ya no es lo que fue en tiempos pretéritos y se ha pasado del servilismo a tener que demostrar mediante un comportamiento casi hostil que no estamos por debajo del visitante; sus servicios públicos son buenos para un nivel europeo aunque no lleguen al de Tokio y, a pesar de todo ello, es más fácil que el visitante extranjero llegue a sentirse como en casa en Madrid antes que en Tokio.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s