La situación económica española y sus soluciones

Durante la época de gobierno del PP, España experimentó un despegue económico sin precedentes. Se pasó de tener la caja de la Seguridad Social vacía -siendo ministro saliente el mismo Solbes que hoy es vicepresidente económico- y no cumplir ninguna de las condiciones para la entrada en el euro a poder entrar en el euro y disfrutar de una época de bonanza económica desconocida.

Detrás de ese hecho puede estar buena parte de la pugna actual dentro del PP. A medida que la crisis económica va profundizando con la construcción parada, los tipos de interés y el precio del petróleo subiendo, son muchos los dirigentes del PP que esperan que, tras unas elecciones anticipadas forzadas por la inacción del Gobierno en el terreno económico, los ciudadanos acudan en romería a votar al PP para que vuelva a sacarles las castañas del fuego económico en el que hoy se queman.

Es en ese contexto donde se justifica una guerra interna olvidándose del exterior. Cuanto más se pudra ese exterior, más probable consideran volver al poder por el simple hecho de estar ahí y por ello se dedican a tomar posiciones internas, sin pensar que pueden estar peleándose por el mejor camarote del Titanic.

Que el Gobierno actual esté resultando una nulidad en el terreno económico no es un secreto para nadie. Se comenzó manteniendo un modelo, el del PP, que estaba haciendo ya agua y requería reformas urgentes,  se siguió haciendo presupuestos modelo Alicia en el país de las maravillas sobre la base de un precio del petróleo muy inferior al que ya tenía entonces, negando la existencia de una crisis porque no convenía destaparla antes de las elecciones, se siguió negando la existencia de la crisis y, por tanto, sin hacer nada para atajarla y se sigue…

Sin embargo ¿tiene el PP la receta para salir de la crisis? Cuando los miembros del actual Gobierno eran oposición hablaban de la “burbuja inmobiliaria”, cuando llegaron al poder, la burbuja se transformó en “boom inmobiliario” e incluso crearon un Ministerio de la Vivienda cuya titular llegó a atribuirse como mérito propio el hecho de que la vivienda hubiera dejado de subir. Al parecer, la subida en vertical del Euribor no tenía nada que ver con el asunto. Nos guste o no, el diagnóstico inicial era el bueno: El sector inmobiliario estaba en una burbuja que en algún momento tenía que explotar…y explotó.

La necesidad de un cambio de modelo económico que fuera abandonando progresivamente el ladrillo no viene de ahora sino, siendo generosos, se venía viendo más de un año antes del cambio de signo del Gobierno. No se hizo nada; se cambió el Gobierno y tampoco se hizo nada y así estamos.

En su momento, hubo quien planteó que España podía llegar a ser la California de Europa; lo cierto es que, a estas alturas, ya nos conformaríamos con ser la Florida de Europa, es decir, los proveedores oficiales de sol y playa porque ni siquiera eso está garantizado.

El avance del integrismo por el Magreb nos dio unos años de tregua porque muchos turistas se lo pensaban antes de visitar esa zona. Ahora, sin embargo, hay opciones en el Mediterráneo oriental con unas relaciones calidad-precio difíciles de igualar. Por otra parte, la solución de la devaluación desapareció una vez que España se integró en el euro y somos cada vez menos competitivos sin que haya soluciones monetarias de corto plazo que se puedan aplicar.

Cuando alguien dice que tenemos que optar por actividades de mayor valor añadido, sólo se puede asentir antes de preguntar cuánto tiempo se necesita para eso y si estamos en el camino correcto con unos sistemas educativos, tanto en su vertiente universitaria como en la de formación profesional, con un deterioro creciente en el nivel de calidad que ofrecen.

Hace años, alguien le preguntó en Argentina a Peter Drucker qué era lo que creía que tenían que hacer para ser competitivos y el viejo sabio les contestó que lo único que tenían y que debían mantener era precisamente un excelente sistema educativo porque ése era su billete para el futuro. España, como han dejado en evidencia recientes encuestas, tampoco lo tiene.

Para salir de una crisis que ya es seria y que va a serlo más, es necesario que los que tienen los medios para atajarla tengan un proyecto de país tanto en el terreno económico como en el político. En lugar de eso, unos y otros andan a sus cositas…como niños recogiendo florecillas en la vía del tren.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s