Seguridad aérea: Ojos que no ven, corazón que no siente

Vuelo de Sao Paulo a Madrid, día muy caluroso y avión (MD-11) que va a salir a las horas centrales del día. El embarque es multitudinario -bastaría con darle una pancarta a un pasajero para confundirlo con una manifestación- hasta que, por fin, está todo preparado.

Normalmente un despegue en un vuelo largo dura bastante, generalmente entre 50 y 55 segundos frente a los habituales 30 a 35 segundos en un vuelo corto. Unos cuantos segundos antes del despegue, se nota que el avión “flota” y ello es la clara indicación de que ya falta muy poco; pues bien, en este caso, trascurridos 65 segundos, el avión estaba firmemente asentado en el suelo.

No percibí la menor señal de inquietud entre los pasajeros; algún comentario trivial del tipo “Cuánto tarda” pero ninguna preocupación en el sentido de que las pistas tienen una longitud. Divina inocencia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s