Un tema curioso: La guerra de los formatos de DVD

Las mismas historias se repiten una y otra vez pero no siempre tienen los mismos finales.

A algunos, la guerra entre Toshiba con su formato DVD compatible con el actual y Sony con su formato Blu-Ray nos ha recordado otra guerra más antigua en la que también estuvo Sony: La guerra entre los formatos de video VHS y Betamax.

Sony patrocinaba el Betamax que daba un nivel de calidad superior al VHS pero tenía un problema: El manejo de las patentes por parte de Sony y su exclusiva del formato Betamax hizo que fuera una guerra de Sony contra el mundo y, por fuerte que fuera Sony, la batalla estaba perdida y Sony acabó abandonando el formato Betamax.

Esta vieja batalla recuerda, a su vez, a otra: La de los sistemas operativos y cómo acabó predominando un sistema operativo claramente inferior -Windows- frente al de Apple debido a la torpeza de estos últimos y a su insistencia en unir su sistema operativo propio a sus ordenadores. El mundo acabó aislándolos y Apple estuvo a punto de desaparecer aunque ahora conozca mejores tiempos.

¿Qué ha pasado ahora? Sony saca un formato que no es compatible con los DVDs actuales frente a Toshiba que tiene un formato que sí lo es y acaba ganando la batalla Sony. ¿Dónde está el truco? La verdad es que hay más de uno pero todos se reducen a lo mismo: En esta ocasión, Sony no estaba en solitario.

Por un lado, las grandes productoras cinematográficas habían hecho pública su apuesta por el formato Blu-Ray; por otro lado, el sector del videojuego y, por tanto, la PS3 de Sony podían tirar también con mucha fuerza del formato patrocinado por Sony y, finalmente pero no menos importante, los reproductores que están saliendo al mercado tienen la posibilidad de leer multitud de formatos, incluidos los DVDs anteriores al Blu-Ray.

Frente a esto, lo único que podía ofrecer Toshiba es compatibilidad y precio. La compatibilidad era una ventaja menor en el momento en que salieron al mercado los reproductores Blu-Ray con capacidad para leer también los DVDs. De hecho,  salvo que sacasen sus propios modelos compatibles con Blu-Ray, se convertía en una desventaja y la diferencia de precio no justificaba la decisión en favor del formato de Toshiba.

Visto a toro pasado, el resultado parece lógico. Sin embargo, en su momento Toshiba debió pensar que, al ser su formato plenamente compatible con los DVDs actuales, quien se iba a quedar en solitario era Sony. No calibró adecuadamente la fuerza de las productoras cinematográficas ni del sector del videojuego aunque, insisto, eso es fácil decirlo ahora.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s