D¡nastías de la política

El asesinato de Benazir Bhutto hace recordar no solamente a su padre, ejecutado por unas causas y con unas garantías más que cuestionables pero también la fortuna seguida por el apellido Gandhi que lleva ya tres víctimas aunque, en este caso, el apellido no indicase parentesco entre todas ellas y el apellido Kennedy.

Las dos primeras, claras víctimas de la barbarie y la última no se sabe muy bien de qué, si de esa raza de locos armados tan usual en Estados Unidos o de un complot mucho más oscuro.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s