Afinsa, Forum Filatélico y el libre mercado

Me encontraba leyendo “Basic Economics”, probablemente la defensa más brillante que puede encontrarse del modelo de economía liberal (pondré la reseña cuando acabe de leerlo) y, como de costumbre, a medida que leo el libro voy discutiendo con él.

El libro me ha recordado un caso más que conocido en España, Afinsa y Forum Filatélico, y me preguntaba qué nos enseña ese caso sobre el modelo de libre mercado.

Hace ya muchos años, lo que indica que me voy haciendo mayor, tuve ocasión de conocer a fondo Afinsa y a algunos de los personajes que hoy aparecen como taimados estafadores.

En particular, conocí más a dos de ellos, Juan Antonio Cano y Vicente Martín Peña, y me resulta difícil pensar de ellos que fueran unos estafadores. Bastante distintos entre sí, tenían, no obstante, un punto común: Eran sumamente rígidos, cosa que no suele ser precisamente la carta de presentación de un estafador. ¿Por qué se llegó a lo que se llegó?

Empiezo por una opinión: Creo que pusieron en marcha un mecanismo que les rebasó. Dejando de lado ahora las opiniones, intentaré detallar al máximo el funcionamiento de Afinsa que, creo, es aplicable punto por punto a Forum Filatélico:

La idea de negocio era atractiva de puro simple: La filatelia de buena calidad es escasa y es pagada a un buen precio por los coleccionistas. Si centran su esfuerzo en filatelia especialmente escasa, pueden conseguir que su revalorización en el mercado del coleccionismo vaya subiendo. Por tanto, todo consistía en elegir bien el tipo de sellos, retirarlos del mercado y esperar. Recuerdo que Juan Antonio Cano decía que “este es un negocio muy sencillo y hay que ser muy tonto o tener muy mala leche para hacerlo mal”.

Además de esto, Afinsa confesaba que vendía por encima del precio de mercado en un 30% y lo justificaba diciendo que su objetivo era que sus sellos no retornasen al mercado sino volver a comprarlos, es decir, ser la mejor oferta para el vendedor que quiere liquidar su inversión y repetir el ciclo.

Simple y fácil de mantener indefinidamente en el tiempo pero tiene algunas debilidades:

  1. La filatelia escasa es, valga la redundancia, escasa y eso implica que nadie puede montar una gran empresa basándose en ella.
  2. El valor de referencia de la filatelia es lo que el coleccionista, que es el consumidor final, está dispuesto a pagar.

Ninguna de esas dos debilidades habrían tenido mayor importancia si Afinsa y Forum se hubieran conformado con un tamaño pequeño. No lo hicieron; ése fue su gran error. ¿Cuáles fueron las consecuencias?

  1. Se vieron obligados a introducir en la rueda filatelia que ya no era tan escasa. Afinsa comenzó trabajando con serie Europa con 10 años de antigüedad, empezó ampliando a 5 años para, finalmente, trabajar con casi todo tipo de filatelia con la única condición de que estuviera controlada su emisión. Se rechazaban las series básicas o la filatelia de países que no destruían el molde y, en cualquier momento, podían inundar el mercado de un determinado modelo de sello.
  2. Una vez que Afinsa y Forum crecieron, el valor de referencia de mercado no era lo que un coleccionista estaba dispuesto a pagar. ELLOS eran el mercado ya que la inmensa mayoría de las transacciones eran las realizadas precisamente por ellos mismos.

A partir de ese momento, sus iniciadores se vieron pillados en un sistema piramidal que, casi con total probabilidad, habían iniciado sin ser conscientes de haberlo hecho.

Cuando se produjo la intervención y el escándalo consiguiente, se dijeron numerosas tonterías. Por ejemplo, se llamó a “expertos” que afirmaron que estaban vendiendo los sellos muy por encima del valor de mercado. ¿De qué mercado? Se había llegado a una situación donde lo que quisiera o no pagar un coleccionista era totalmente irrelevante porque la gran masa del mercado, y que establecía los precios, estaba compuesta precisamente por los dos principales actores implicados.

Miembros de Afinsa, entre ellos los citados, defendieron que Hacienda los había tratado como una entidad de inversión que tenía que mantener unas reservas como respaldo del dinero recibido cuando eran otra cosa. En realidad, ellos no tenían por qué mantener reservas, como en el caso de un Banco, porque el cliente se llevaba consigo aquello por lo que había pagado, es decir, no era una operación de depósito sino una compra con garantía de recompra futura.

En rigor, es cierto. Sin embargo, en una situación donde el mercado habían llegado a ser ellos mismos estableciendo los precios de venta sin ninguna referencia real externa, la “inversión en tangibles” era cualquier cosa menos tangible. El sello valía lo que alguien, que era a la vez operador en un mercado y el mercado mismo, quisiera decir que valía.

Por supuesto, en el momento en que se produce la intervención, se dispara el pánico y todo el mundo quiere saber lo que vale “realmente” la filatelia que tiene en su poder. Sin embargo, eso significa recurrir a una referencia externa que hacía tiempo que era marginal, es decir, lo que pagaría un coleccionista. Por añadidura, con un mercado inundado de filatelia que había desaparecido del mercado, los coleccionistas están dispuestos a pagar mucho menos lo que provoca un hundimiento de ese mercado primario.

¿Podría haberse actuado de otra manera? Sin ninguna duda. Desatar el pánico como se desató pudo venir bien para tapar otras historias pero dejó a casi medio millón de damnificados. Haber obligado a ambos operadores a que fueran ajustando progresivamente sus precios -aunque conservasen el sobreprecio confesado del 30%- a la única referencia externa, es decir, el mundo del coleccionismo habría supuesto años de trabajo discreto pero habría evitado la inundación del mercado y la ruina de empresas y particulares.

¿Se debe exigir responsabilidad al Estado y al Gobierno de turno? Tal vez sí al Gobierno por la torpeza con que manejó el asunto provocando con su acción un enorme daño patrimonial pero ¿al Estado?

El Fondo de Garantía de Depósitos está hecho para garantizar la solvencia de instituciones que reciben dinero a cambio de nada pero no para garantizar el hecho de que alguien haya hecho una mala compra y éste era el caso.

¿La inacción era una opción? No, salvo que se esperase que la burbuja le estallase a otro y sacar ventaja política de ello. Hubo un precedente de estas dos empresas, Cafisa, que muestra qué cosas pueden ocurrir. Cafisa era un modelo de negocio igual a Afinsa y Forum Filatélico que quiso hacer las américas. Le pilló la subida del dólar de la época Reagan y eso afectó también a su negocio filatélico.

El sistema piramidal puede seguir engordando casi indefinidamente pero, cuando la empresa decide meterse en otros negocios -por ejemplo, arte o inmobiliario- éstos agravan la situación de riesgo y pueden provocar un desplome súbito. El riesgo, por tanto, iba creciendo y había que intervenir. Otra cosa es que tuvieran que hacerlo como el hipopótamo en la cacharrería.

¿Qué lección podemos sacar de aquí? No jugar con nuestro dinero en mercados que son poco transparentes salvo que seamos unos auténticos entendidos en el funcionamiento interno de esos mercados.

El modelo de Afinsa y Forum cambió un mercado. La referencia dejó de ser el coleccionista para pasar a ser ellos mismos. Si ese hecho se desconoce, el inversor está perdido y el gestor, llevado por su ambición de crecimiento, creyó haber descubierto un filón y ser más listo que nadie. Al final, se encontró con un tigre cogido por el rabo y la torpeza del regulador quiso romper la situación con una escopeta pero, en lugar de dispararle al tigre, le disparó al que iba agarrado al rabo. ¿Consecuencias? Las ya conocidas.

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: Más sobre el libre mercado: Los autobuses de Santiago de Chile « Factor Humano

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s