Plataforma Pro: Savater, Rosa Díez, Mikel Buesa… ¿solución o problema?

Cuando se empezó a hablar de un nuevo partido, después de la aparición de Ciudadanos de Cataluña, muchos empezaron a plantearse su utilidad, si había hueco y, en su caso, a quién le quitaría votos, si al PP o al PSOE.

¿Existe hueco? Depende. La izquierda y la derecha, en sus versiones civilizadas, se diferencian mucho menos de lo que pretenden los políticos que representan a una y a otra.

Al final, la visión de la economía es muy similar, la idea de los objetivos sociales a conseguir es muy similar y la diferencia real está en cuál es el vehículo adecuado para llegar ahí, si es mejor apostar por lo público o lo privado. Quizás es una sobresimplificación pero no hay mucho más siempre que -insisto- hablemos de versiones civilizadas y no de iluminados de uno u otro lado.

En lo que no se diferencian o no se deberían diferenciar es en las cuestiones de mayor calado y que configuran el armazón de un Estado; sin embargo, ahí se ha producido un fenómeno paradójico: Cuando uno de los dos grandes partidos adopta una deriva nacionalista y el otro se opone…resulta que ser pro-nacionalista pasar a ser de izquierdas y ser contrario pasa a ser de derechas. Absurdo; tan absurdo como que alejar un barco de la costa sea de derechas y llevarlo al puerto sea de izquierdas o que las desaladoras sean de izquierdas mientras que los trasvases sean de derechas o que las centrales nucleares sean de derechas y los aerogeneradores de izquierdas. Todo resulta un despropósito.

¿En qué no deberían diferenciarse los grandes partidos nacionales? Por ejemplo, en temas que afecten a la esencia de la democracia como la separación de poderes. Lamentablemente, es cierto que no se diferencian. Alfonso Guerra proclamó la muerte de Montesquieu y el PP prometió recuperar la independencia del poder judicial. Una vez llegado al poder, en lugar de cumplir su promesa y echar atrás el apaño del PSOE, optó por hacer el apaño CON el PSOE.

Tampoco deberían diferenciarse en una visión del Estado y en una posición respecto a los chantajes que la ley electoral facilita, por ejemplo, poniéndose de acuerdo para modificar esa ley. De nuevo y también lamentablemente, tampoco se diferencian mucho. Es cierto que el PSOE, bajo la batuta de Zapatero, puede haber ido mucho más allá de lo deseable en su afán filonacionalista y filoetarra pero el PP, tanto el actual como el pretérito, también tiene sus pequeños “secretillos”:

Por ejemplo, Vidal-Quadras fue descabalgado del PP de Cataluña por imposición de Pujol conduciendo a la virtual desaparición del partido en Cataluña, situación que ahora tratan de recuperar. Los líderes locales del PP no han sido menos infectados por el virus nacionalista que los del PSOE con la honrosa excepción de los vascos (también se puede calificar de honrosa excepción a los anteriores dirigentes del PSOE vasco).

En esas condiciones, desde el punto de vista del ciudadano, parece lógico que quiera poner primero lo más importante y eso no es un programa más o menos escorado a la izquierda o a la derecha sino el respeto a los fundamentos mismos del Estado, de la democracia y, en suma, de un modelo de sociedad abierta.

Probablemente, hay muchos ciudadanos que estarían dispuestos a votar a alguien que expresamente no tuviera un programa de gobierno sino unos cuantos puntos centrales destinados a la recuperación de la democracia y del juego limpio en la política. Esos ciudadanos podrían provenir igualmente de la izquierda y de la derecha ya que los dos grandes partidos que representan a ambas tendencias han cometido auténticas aberraciones en ese terreno.

Por supuesto, un partido que expresamente no tuviera un programa de gobierno sí debería decir cuál es su misión. Ésta no podría ser otra que apoyar al Gobierno del partido más votado -sea de izquierda o de derecha- siempre que ese Gobierno mantenga el compromiso de respetar los principios programáticos de la recuperación democrática. Sólo en caso de incumplimiento por el Gobierno, se podría plantear la colaboración para derribarlo. Lograr esto no es fácil porque implica una disciplina férrea de voto y que, con independencia de las tendencias personales del votante, se apoye siempre al Gobierno mientras éste cumpla su compromiso.

Ésta es una posibilidad y algunos de Plataforma Pro y de Ciudadanos parecen compartir la idea de que ésta ha de ser la línea de acción. Otros no y ése es el problema:

Cuando Savater habla del nacionalismo del PSOE o el clericalismo del PP está diciendo una auténtica payasada. No se trata de situarse en el centro sino de plantear el problema en otros términos.

Cuando Rosa Díez advierte que sigue siendo socialista, nadie le niega su derecho a serlo pero, si lo que pretende hacer es un PSOE reconstituido, va a haber mucha gente que no la siga aunque comparta los puntos centrales de recuperación de una situación democrática normal.

La idea inicial era buena pero en el momento en que se trata de hacer un “partidito” con un “programita de gobiernito” pierde todo su sentido. Lo más que pueden hacer es llevarse el voto de algún desengañado del PSOE y ¿para qué? En el supuesto de que tuvieran una fuerza mínimamente significativa ¿con quién iban a pactar? Lógicamente, con el PSOE. Para ese viaje, no se necesitaban alforjas.

Habría estado bien. Una plataforma ciudadana que se proclamase neutral ideológicamente y que exigiese la toma de las tan necesarias medidas de higiene democrática. Muchos podrían haberla apoyado, para ello, haber dejado de votar a sus colores favoritos hasta que esa recuperación se produjera. En lugar de eso, algunos han preferido hacer un partidito.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s