Seguridad aérea y aprendizaje organizativo (Improving Air Safety through Organizational Learning)

Supongo que no merecerá unas críticas muy severas el hecho de que en un blog en que se analizan libros de otros se introduzca la información que da la editorial acerca del propio:

Improving Air Safety through Organizational LearningBook cover

Para que esto no sean “unos minutos de publicidad”, prefiero aprovechar el post para hacer la reseña del libro, cosa que según se mire, puede ser más fácil o más difícil que hacerla cuando se trata de un libro ajeno.

En primer lugar, el autor -el que esto escribe- no procede del ámbito de la aviación sino de la consultoría de organización y recursos humanos. No es menos cierto que, por mera afición, en el momento de escribir esta reseña lleva 22 años volando todo artefacto que pese menos de 1.500 kgs. (con motor, sin motor y con poco motor) excepto helicópteros y asimilados.

Por razones profesionales, hubo un momento en que se planteó la necesidad de obtener un título de doctorado y, como suele suceder, el autor intentó una vía fácil: Conociendo y teniendo contactos en el ámbito de la aviación, parecía fácil conseguir información.

Además, y por lo que sabía entonces, el modelo de aprendizaje utilizado para mejorar los niveles de seguridad parecía bueno. Si realmente lo era ¿por qué no buscar elementos de ese aprendizaje que se pudieran transferir al área de gestión empresarial?

Ésta fue la idea inicial. Sin embargo, la primera sorpresa fue ésta:

http://www.boeing.com/news/techissues/pdf/statsum.pdf

Como puede observarse, la curva de mejora se “aplana” hacia la segunda mitad de los años 70. Cabía, sin embargo, una hipótesis: El sistema puede ser ya tan bueno que es muy difícil mejorar porque cualquier mejora que se introduzca tiene unos efectos marginales y, sin embargo, es extraordinariamente costosa.

La hipótesis tenía buen aspecto pero todavía quedaba una sorpresa:

http://www.fas.org/irp/threat/212fin~1.html

Según la Comisión de la Casa Blanca, dados los aumentos de tráfico aéreo previstos se necesitaba una mejora muy importante porque, en caso contrario y manteniendo los índices actuales, en 2015 tendríamos un accidente grave cada semana (citaban a Boeing como fuente).

Dicho de otro modo; si el sistema no mejoraba no era porque no fuera necesario sino porque no estaba siendo capaz de hacerlo a pesar de una fortísima presión para ello.

En ese momento, desapareció la idea de hacer una tesis doctoral sencillita y hubo que entrar mucho más a fondo en dónde estaban los bloqueos al aprendizaje y qué se podía hacer para evitarlos. Todo eso constituyó la tesis.

Algún tiempo después, se me ocurrió comentar todo el estudio con Ashgate y me encontraría con una sorpresa más: Lo que consideraba que era un análisis y unas conclusiones muy relevantes para el ámbito de la gestión empresarial había tenido escaso eco en ese ámbito y, sin embargo, había sido bien acogido precisamente en el ámbito de la seguridad aérea.

Ashgate me pidió que reformulase el trabajo de forma que entrase más en detalle en lo relativo a seguridad aérea y quitase la parte de gestión empresarial que no les interesaba. El resultado es este libro.

A pesar de haber quedado satisfecho con el resultado, hay un punto que creo que ha quedado lamentablemente desaprovechado y, por supuesto, no se trata de culpar a Ashgate ya que a ellos les interesaba el tema de seguridad aérea y por ahí quisieron enfocar la obra.

El punto de desaprovechamiento está en un hecho sencillo: Ha habido más presión por aprender en el ámbito de la seguridad aérea que en el de la gestión. Eso ha hecho que se avance más rápidamente y, si aparecen problemas de aprendizaje en seguridad aérea, esos problemas -puesto que el modelo de aprendizaje es muy similar- están señalando las piedras que el aprendizaje en gestión se va a encontrar en el camino.

Al menos hasta el momento, ésa es una fuente de conocimiento que no ha sido o ha sido escasamente aprovechada.

Por razones obvias, no entraré en detalles como si está bien o mal escrito, entre otras cosas, porque no está escrito en mi idioma nativo y, aunque lo estuviera, el que lo escribe no es el más indicado para evaluarse. Dejemos ese tipo de actuaciones -ejercer de actores y de público a la vez- a los políticos. Los demás, los normales, todavía mantenemos cierto pudor.

Anuncios

  1. miaslanides

    Hola José, qué interesante lo que cuentas… como podemos hacer para conseguir el original de tu tesis?
    Un beso
    Michelle

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s