Una historia de la guerra civil española que no deja contento a nadie (Juan Eslava Galán)

Juan Eslava Galán acaba de sacar una nueva historia de la guerra civil en la que, ya en el título, anuncia orgullosamente que no dejará contento a nadie.

Normalmente, es cierto que es un orgullo no dejar a nadie contento sobre un tema como ése. La práctica totalidad de los historiadores tienen una posición de partida claramente definida y buscan documentos y argumentos que apoyen esa posición ignorando los que la refuten. De este modo, puede decirse que mienten sin mentir mediante una selección de datos dirigida por una finalidad previa.

Eslava Galán ha tratado de situarse a la mitad, lo que también tiene escaso mérito. Es cierto que un historiador que no partiese de ideas preconcebidas y se embarcase en una tarea investigadora y dejase que ésta fuese marcando el rumbo, es muy probable que no dejase contento a nadie. Eslava Galán no lo hace pero no porque haya actuado así sino porque ha tratado en todo momento de mantener la equidistancia y ésa, le guste o no a Eslava Galán, es otra forma de mentir.

Algunas muestras:

En el archiconocido asunto de Paracuellos pasa de puntillas diciendo que Santiago Carrillo dice que no sabía nada y que esto es creíble porque tenía el pobre mucho trabajo y, además, esto se produjo solo una temporada porque fue cortado por Melchor Rodríguez. Se le olvida a don Juan Eslava añadir que fue múltiples veces advertido por el entonces cónsul noruego en España y tanto él como Margarita Nelken optaron por no hacer caso y desaparecer; se le olvida también que el papel de Melchor Rodríguez fue digno de todo elogio y también pasa por encima de eso -al fin y al cabo, los anarquistas no están de moda ahora y Melchor Rodríguez lo era- y, sobre todo, se le olvida que, precisamente por eso, Melchor Rodríguez fue destituido para continuar con las matanzas sin trabas.

Personajes de primera categoría tanto en lo político como en lo humano como el socialista Julián Besteiro prácticamente desaparecen de su pluma y otros más discutibles pero que, con la perspectiva del tiempo, probablemente podrían haberse considerado positivos como Indalecio Prieto no corren mucha mejor suerte. Tal vez no son los perfiles más conocidos y era más interesante centrarse en aquellos de los que todo el mundo opina incluso hoy para vender más libros. Eso sí; esa actuación deja la duda de si se trataba de un libro de historia o de un “reality-show” escrito.

Un trabajo serio le llevaría inevitablemente más cerca de un lado que del otro en algunos temas y al contrario en otros; incluso ese trabajo serio nunca debería llevar la contabilidad de cuántas veces se ha situado a un lado y cuántas a otro. Lamentablemente, no parece que se buscase conseguir un trabajo serio sino un título bonito. Si ése era el propósito, enhorabuena. Lo ha conseguido.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s